Corbyn abre la puerta a un segundo referendo sobre el «brexit»

Rita A. Tudela LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Partidarios de un segundo referendo pidieron a Corbyn un compromiso más firme.
ANDY RAIN | EFE

Por primera vez el líder laborista propone que el Parlamento vote esa posibilidad

23 ene 2019 . Actualizado a las 07:56 h.

El líder de los laboristas británicos, Jeremy Corbyn, ha dejado por primera vez la puerta abierta a que el Parlamento decida si se celebra un segundo referendo, en una de las enmiendas presentadas ayer al plan B que Theresa May llevará el próximo martes a los Comunes. La oposición pone sobre la mesa la posibilidad de una segunda consulta, si bien con un lenguaje ambiguo que ha sido criticado por algunos partidarios de resolver en las urnas la crisis abierta. La celebración de una segunda consulta divide al Partido Laborista: los fieles al líder se muestran escépticos, mientras que otros se la exigen.

 ¿Cuántas enmiendas se han presentado?

Los parlamentarios presentaron siete enmiendas al plan B de May. En la presentada por Corbyn se pide que se debata y vote las opciones para evitar un brexit sin acuerdo. Entre ellas está negociar una nueva unión aduanera con Bruselas, mantener una «relación fuerte» con el mercado de la UE u organizar un segundo referendo sobre el acuerdo final. Algo que es poco probable que sea respaldado por los tories. El laborista Hilary Benn elaboró otra en la que solicita votar qué opción tendría mayor apoyo de la Cámara: el escenario de un brexit sin acuerdo, un segundo referendo o una renegociación con Bruselas. El conservador Dominic Grieve presentó una que obligaría al Gobierno a conceder seis días a los diputados, en febrero y marzo, para debatir y votar las diferentes opciones.

 ¿Hay alguna ante un «brexit» sin acuerdo?

Sí. La diputada laborista Yvette Cooper, fiel aliada de Corbyn, presentó una enmienda para obligar al Gobierno a permitir el debate en el Parlamento con el fin de evitar un brexit sin acuerdo. Según el texto, si a 26 de febrero no hay acuerdo, el Gobierno debería retrasar la salida de la UE hasta el 31 de diciembre del 2019.

 ¿Hay consenso ante las enmiendas?

No. La profunda división continúa dentro de los conservadores y laboristas. De hecho, el ministro de Comercio Internacional, Liam Fox, acusó a los diputados de intentar «secuestrar el brexit» y de negar el resultado del referendo de junio del 2016.

 ¿Tendrán éxito?

El presidente de los Comunes, John Bercow, famoso por sus gritos pidiendo «orden», seleccionará la mañana del 29 de enero las enmiendas que serán sometidas a votación. Aunque fuesen aprobadas, ninguna tiene un efecto vinculante, pero es muy difícil para May ignorarlas. De hecho, están vistas como una «oportunidad para que la Cámara exprese su voluntad política».

 ¿Hay más movimientos?

Sony trasladará sus oficinas centrales a Holanda en un intento por gestionar mejor el impacto de un brexit sin acuerdo, según The Telegraph. James Dyson, multimillonario y defensor acérrimo del out, llevará a Singapur la sede de su famosa empresa de secadores.

 

Activistas proeuropeos colocaron luna pancarta ante Westminster

Bruselas señala el reloj a Theresa May y le exige un plan real para el divorcio

Cristina Porteiro

Bruselas está insatisfecha. Se mire por donde se mire, el plan B de Theresa May para el brexit, no convence a nadie. Es otra huida hacia adelante. «No hay nada realmente nuevo ni aporta las clarificaciones sobre sus intenciones, que esperamos lo antes posible», señaló ayer el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas. El griego admitió vivir con una «sensación terrible de déjà vu». El brexit absorbe toda la atención mediática incluso cuando Londres insiste una y otra vez en las mismas fórmulas para salir del callejón sin salida en el que se encuentra.

Seguir leyendo