Trump exige el 4% del PIB para la OTAN

Cristina Porteiro
cristina porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

Trump intenta bromear con Merkel después de convertirla en la diana de su furia
Trump intenta bromear con Merkel después de convertirla en la diana de su furia KEVIN LAMARQUE

Vuelca su ira sobre Alemania, a la que acusa de estar «totalmente controlada por Rusia», y ofende a los aliados que todavía no invierten el 2 % en defensa al considerarlos morosos

12 jul 2018 . Actualizado a las 07:09 h.

«Alemania está totalmente controlada por Rusia», aseguró este miércoles sin parpadear Donald Trump frente al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, durante un desayuno informal previo a la reunión con los líderes de la Alianza Atlántica en Bruselas. El noruego, con cara de perplejidad, guardó silencio, descolocado ante la gravísima acusación pública que acababa de verter el presidente estadounidense contra Berlín. La canciller alemana, Angela Merkel, no estaba ahí para defenderse de la batería de reproches que siguieron. Con frases cortas, exclamativas y gestos fanfarrones, el magnate dio rienda suelta a su ira, provocando la indigestión de Stoltenberg. La batalla ya estaba servida, y la jornada no había hecho más que empezar.

«Alemania hace grandes tratos de gas y petróleo con Rusia. Se supone que os protegemos de ella, pero le pagan [a Moscú] miles de millones y eso no es apropiado», se quejó Trump poniendo de relieve el doble rasero de Berlín. «El anterior canciller alemán [Gerhard Schröder] es el jefe de la compañía del gasoducto que va a proveer el gas. Alemania tendrá casi el 70 % del país controlado por Rusia con el gas natural. Tenemos que hablar de esto», deslizó incómodo y tratando de crear discordia dentro de la UE. «Polonia no acepta el gas ruso porque no quiere ser cautiva».

Detrás de esta brutal y desleal acometida late el deseo del inquilino de la Casa Blanca de someter a la UE y hacerla dependiente de las importaciones de gas licuado estadounidense. De ahí su machacona insistencia en exigir a los europeos que gasten más en defensa. Hasta ahora el objetivo era el 2% del PIB para el 2024. Y a eso se comprometieron ayer los aliados a pesar de que Trump exigió duplicar esa cifra y alcanzar el 4 % a sabiendas de que tan solo Grecia (2.27 %), Estonia (2.14 %), Reino Unido (2.10 %) y Letonia (2 %) cumplen a duras penas. «La mayoría de dirigentes reconoció que se debían hacer esfuerzos, pero consideraron absurdo el enfoque contable», aseguró el presidente búlgaro, Rumen Radev, al término del encuentro. Trump, que llegó de tildar de morosos a los socios que no llegan a ese listón, les exige que inviertan en equipamiento estadounidense, pero la UE se resiste y defiende su derecho a contribuir de otra forma: con efectivos, capacidades y participación en misiones internacionales de la OTAN y la ONU.