El monzón: la lluvia más torrencial de todo el planeta

Las trombas de agua más intensas en Tailandia se producen durante el verano


REDACCIÓN / LA VOZ

La tregua ofrecida por el monzón ha durado poco. En las últimas horas, las precipitaciones han vuelto a la zona donde se encuentra la cueva y la previsión apunta a que se mantendrán durante toda la semana. En esta época del año el régimen monzónico se encuentra en una fase muy activa. En Tailandia, la temporada de lluvias comienza en mayo y se extiende hasta octubre, pero durante el verano se producen las trombas de agua más intensas.

En el sudeste asiático, como en Galicia, la lluvia cae con ganas. La cantidad media anual en la comunidad gallega y en países como Tailandia o Vietnam se parece bastante. Sin embargo, el origen, el tipo y la distribución resulta muy diferente. En Galicia, la lluvia viene de la mano de los frentes, que llegan sobre todo en invierno, aunque pueden hacerlo en cualquier otra estación. En las regiones tropicales, las precipitaciones aparecen únicamente en un momento concreto del año por la diferente capacidad calorífica que hay entre la superficie terrestre y el océano. Ahora mismo, coincidiendo con el período de mayor radiación solar, la tierra se calienta de forma más intensa y con mayor rapidez que el océano. El aire cálido tiende a subir y genera un déficit. Como la naturaleza odia los desequilibrios, pone en funcionamiento corrientes de aire más fresco que se desplazan desde el mar hacia el interior. En este sentido, los monzones ejercen un papel idéntico a las brisas marinas que soplan en la costa gallega. Esta circulación del aire aparece a partir del mediodía para equilibrar la diferencia de presión y temperatura entre una superficie caliente y un mar más fresco, algo que permite enfriar el ambiente.

Tham Luang devuelve a los primeros chicos

FRANCISCO ESPIÑEIRA
Rescatan a los primeros niños en Tailandia La operación para sacar al grupo de la cueva va más rápida de lo previsto

Una operación relámpago de veteranos submarinistas permitió rescatar a cuatro de los trece atrapados en el interior de una cueva en la frontera con Laos. La falta de oxígeno obligó a posponer la salida del resto

Eran las 17.40 horas en Tham Luang, mil kilómetros al norte de Bangkok, la capital de Tailandia, cuando el júbilo se apoderó del campamento organizado a la entrada de la cueva en la que doce niños del equipo de fútbol de los Jabalíes Salvajes y su entrenador permanecen atrapados desde el 23 de junio. Asomaba entre un mar de lonas verdes el primero de los menores rescatado en una operación relámpago ordenada por las autoridades tailandesas ante el temor de que las fuertes lluvias previstas para hoy y mañana impidieran acometer la salida de los atrapados.

Seguir leyendo

La lluvia monzónica es además de tipo chaparrón y, por tanto, presenta un carácter torrencial, al contrario que en Galicia, que suele ser de clase persistente. En las regiones tropicales, ese aire que se mueve del océano hacia el continente está caliente y húmedo. Un aire cálido siempre tiene mayor capacidad para contener humedad, y esto explica por qué las nubes que se forman descargan tanta agua en un corto período de tiempo, provocando a menudo inundaciones. En algunas regiones de Tailandia, pueden caer de media durante el mes de julio más de 430 litros por metro cuadrado. A Coruña conoció el pasado 1 de julio el peligro que representa este tipo de lluvia. En diez minutos cayeron diez litros por metro cuadrado y en pocas horas las calles estaban anegadas.

El pronóstico actual supone una grave amenaza para las labores de rescate de los niños atrapados. En un solo día, este fenómeno atmosférico puede generar mucha cantidad de lluvia que provocaría que el nivel del agua volviera a elevarse rápidamente en la cueva, haciendo inútiles los trabajos de drenaje y bombeo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El monzón: la lluvia más torrencial de todo el planeta