Movilización árabe en el centenario de la Declaración Balfour

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Ayman Ameen | DPA

El documento, que respaldó la creación de un «hogar para el pueblo judío» es, para los palestinos, un acto de traición

03 nov 2017 . Actualizado a las 07:52 h.

Hace cien años, 67 palabras escritas en una hoja de papel iniciaron uno de los conflictos más difíciles de resolver de los tiempos modernos. La Declaración Balfour fue el documento en el que por primera vez el Gobierno británico respaldó el establecimiento de «un hogar nacional para el pueblo judío» en Palestina. Mientras muchos israelíes consideran que fue la piedra fundacional del Israel moderno y la salvación de los judíos, muchos palestinos creen que fue un acto de traición y que supuso la razón de su expulsión y su huida en la primera guerra de Oriente Medio.

Aprovechando el centenario de un documento que ha marcado hasta la actualidad el rumbo de la región, las partes implicadas conmemoraron el acontecimiento de forma muy diferente. En las calles de la ciudad cisjordana de Ramala eran ayer un hervidero de palestinos que se unían para protestar contra la puerta que abrió la veda de la creación de un Estado israelí en Palestina. En las manifestaciones los carteles hablaban de una «promesa de quien no posee a quien no se merece», una expresión corriente en árabe para hablar de la Declaración Balfour. Tampoco faltaron en las calles banderas negras pidiendo para los refugiados palestinos el derecho a regresar a sus hogares. A los actos reivindicativos se sumó el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, que a través de un artículo un artículo denunció una declaración que llevó a la «creación de una patria para un pueblo que dio lugar al despojo y la persecución continua de otro». 

En la embajada

Decenas de manifestantes se congregaron también frente a la embajada británica en la capital jordana, Amán, donde entre otros, se dieron cita parlamentarios, sindicalistas y activistas políticos que no dudaron en corear lemas en contra del Reino Unido. Entre tanto, un numeroso grupo de periodistas jordanos suspendieron su trabajo durante una hora en protesta por la polémica declaración, que «permitió el establecimiento de una patria judía en Palestina, abriendo así el camino al desplazamiento del pueblo palestino», según un comunicado del Colegio de Periodistas.