EE.UU. incluye a Venezuela y a Corea del Norte en su nuevo veto migratorio

EFE WASHINGTON

INTERNACIONAL

Olivier DoulieryPOOL

La anterior medida, que expiró este domingo, ha sido sustituida por un nuevo decreto que impone restricciones a otros tres países más

25 sep 2017 . Actualizado a las 07:41 h.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, reemplazó este domingo su polémico veto migratorio a seis países de mayoría musulmana, que acaba de expirar, por un decreto que impone restricciones a ocho naciones. Se suman a los originales, VenezuelaCorea del Norte y Chad Así, los países afectados por la nueva medida son Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad, Corea del Norte y Venezuela, precisó Trump en su notificación oficial, que entrará en vigor el próximo 18 de octubre. De la lista ha sido excluido Sudán.

«Como presidente, debo actuar para proteger la seguridad y los intereses de EE.UU. y su pueblo», escribió en la notificación oficial el gobernante.

«Hacer que EE.UU. sea seguro es mi prioridad número uno. No admitiremos en nuestro país a aquellos que no podemos chequear de forma segura», advirtió Trump, después de publicar las medidas, en su hiperactiva cuenta personal de la red social Twitter.

El decreto no es un veto de viaje conjunto a esos ocho Estados, sino que marca restricciones según el país, aunque la mayoría de los ciudadanos de Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad y Corea del Norte tendrán prohibido el acceso a Estados Unidos de forma indefinida.

La proclamación pretende «mejorar las capacidades y procesos de vigilancia para detectar el intento de entrada a Estados Unidos de terroristas u otras amenazas a la seguridad pública».

El anterior veto de Trump, emitido en marzo, entró en vigor parcialmente a finales de junio e impedía durante 120 días el acceso a Estados Unidos de refugiados y, durante 90 días, el de ciudadanos de Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia.

El Tribunal Supremo permitió su entrada en vigor y dio discrecionalidad al Ejecutivo para definir sus propias normas de aplicación, aunque en una audiencia programada para el 10 de octubre estudiará su legalidad a fondo.

Las nuevas barrreras se basan en una revisión mundial en función de la información sobre seguridad que los diferentes países comparten con EE.UU., y no en criterios de religión o raza, indicaron altos funcionarios del Gobierno en una rueda de prensa telefónica.