Trump logra «in extremis» una prórroga para evitar la parálisis de su Gobierno

El republicano renuncia al muro y a derogar el Obamacare para salvar el presupuesto


REDACCIÓN / LA VOZ

Horas antes de alcanzar los cien días en el cargo de presidente, Donald Trump consiguió una prórroga in extremis para evitar que se consumara una nueva derrota legislativa. Poco antes de que expirara el plazo para no decretar el cierre de la Administración por la inexistencia de un nuevo presupuesto, los republicanos lograron ampliarlo a una semana más.

Tras semanas de negociaciones, la medida fue aprobada rápidamente por ambas Cámaras. La medida concede a los legisladores una semana para que aprueben un presupuesto más amplio que asegure fondos al Gobierno federal hasta septiembre.

Trump, aliviado, firmó el presupuesto provisional poco antes de la medianoche de ayer para evitar que su Administración parase de funcionar a partir del primer minuto del sábado.

Líderes del Congreso aseguran que las negociaciones para conseguir un nuevo marco presupuestario han avanzado y que el acuerdo final puede ser alcanzado. «Sin embargo no deberíamos estar en esta situación», dijo el senador demócrata Patrick Leahy. «No deberíamos haber permitido que la política partidaria convierta una fecha límite en un callejón político sin salida», afirmó.

Para que ese supuesto entendimiento sea real, Donald Trump tendrá que aparcar dos de sus principales promesas: la construcción del muro fronterizo con México y la derogación de la ley de protección sanitaria, el llamado Obamacare, las dos líneas rojas marcadas por los demócratas. De hecho, el acuerdo para prorrogar las cuentas estatales estuvo en el aire hasta el último minuto, ya que un grupo de senadores republicanos intentó forzar hasta última hora del jueves una votación para anular el Obamacare, que finalmente tuvieron que anular para facilitar el acuerdo con la oposición.

Los demócratas continúan preocupados por otras leyes en el aire, como la intención republicana de tumbar las protecciones de la ley Dodd-Frank -que endureció la supervisión a Wall Street tras la crisis del 2008- o debilitar derechos de salud reproductiva y regulaciones ambientales. A cambio de retirar los fondos para el muro, los legisladores podrían en su lugar incluir más fondos para seguridad fronteriza, lo que permitiría a la Administración Trump mejorar las vallas ya levantadas en la frontera y la tecnología de vigilancia.

Los demócratas también buscan una extensión de las ayudas a la atención médica para los mineros, que el liderazgo republicano apoya, y ayuda para la crisis financiera que atraviesa Puerto Rico, entre otras cuestiones pendientes de negociación.

China y Rusia reclaman a EE.UU. más diálogo para rebajar tensiones en Corea del Norte

Estados Unidos reclamó en la ONU más presión sobre Corea del Norte para forzarla a abandonar su programa nuclear, un llamamiento al que China y Rusia respondieron con el argumento de que el diálogo es la única salida posible. En su primera visita a la sede de la ONU, Tillerson insistió en que Corea del Norte representa «el asunto de seguridad más acuciante del mundo» y subrayó que la comunidad internacional necesita actuar de forma urgente y de forma más contundente que hasta ahora.

Tillerson subrayó que las herramientas diplomáticas y financieras deben estar respaldadas por una «disposición a contrarrestar la agresión norcoreana con acciones militares. Urjo a este Consejo a actuar antes de que Corea del Norte lo haga».

Tillerson abogó por que todos los países suspendan o reduzcan sus relaciones diplomáticas con Corea del Norte y por aumentar su «aislamiento financiero» con nuevas sanciones, incluidas más restricciones comerciales.

Tanto China como Rusia consideran que, para que haya una solución, EE. UU. debería dar un paso atrás en Extremo Oriente, donde mantiene una importante presencia militar y donde está desplegando un escudo antimisiles muy criticado por Pekín y Moscú y que ayer Corea del Sur se negó a financiar.

Además, los dos países denunciaron la retórica agresiva de Washington y el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, pidió evitar «provocaciones retóricas» y frenar la escalada de tensión.

«Pensaba que ser presidente iba a ser más fácil»

Donald Trump tuvo ayer una ajetreada jornada. Además de firmar un decreto autorizando prospecciones petrolíferas en el Ártico y en el golfo de México y antes de acudir a la clausura de la asamblea anual de la poderosa Asociación del Rifle, el presidente hizo su particular análisis de los primeros cien días de su Administración y sorprendió con una respuesta inédita sobre lo que se encontró a su llegada a la Casa Blanca. «Pensaba que ser presidente de Estados Unidos iba a ser más fácil», aseguró a la hora de pasar revista a su mandato. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Trump logra «in extremis» una prórroga para evitar la parálisis de su Gobierno