Benoît Hamon: El cartel del perdedor

Rosa Paíno
Rosa Paíno REDACCIÓN /LA VOZ

INTERNACIONAL

POOL | Reuters

El socialista es el candidato de la Francia «social, ecologista, europea y abierta», pero tiene todas las papeletas de acabar vapuleado en las urnas

23 abr 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Es el candidato de la Francia «social, ecologista, europea y abierta». El único socialista de verdad dispuesto a devolver la ilusión al electorado de izquierdas decepcionado con los cinco años de François Hollande. Pero, si los sondeos no se equivocan, Benoît Hamon tiene todas la papeletas para engrosar la lista de líderes socialdemócratas europeos vapuleados por las urnas.

Marginado por el aparato del partido y empequeñecido por el empuje de Jean-Luc Mélenchon y Emmanuel Macron, este político de 49 años de edad y originario del Finisterre bretón lleva colgado el cartel de gran perdedor de las presidenciales francesas. Solo ha logrado ilusionar al 10 % de electorado con su programa izquierdista: introducir una renta básica universal (750 euros al mes), legalizar el cannabis y cobrar impuestos a los robots. Sus detractores lo consideran un derrochador y un rey de la utopía. Él se considera el candidato de los bobos, jóvenes burgueses y bohemios.

Hijo de una secretaria y de un ingeniero de un astillero militar, Hamon se adentró en el PS con tan solo 19 años de edad tras forjarse en las luchas estudiantiles. Su primer cargo fue el de asistente parlamentario, recién salido de la Facultad de Historia de la Universidad de Bretaña. Inició así una carrera en las filas socialistas hasta sus actuales 49 años, en la que ha sido asesor, diputado, eurodiputado y portavoz. Fue ministro de Finanzas con Jean-Marc Ayrault y de Educación con Manuel Valls, aunque solo cuatro meses. Este se deshizo de él y de otros ministros del ala izquierdista del PS por sus públicas críticas a la deriva del Gobierno hacia la austeridad..