Las «celebrities» también eligieron

Hollywood se decantó por la demócrata, mientras el deporte optó por el republicano


La Voz en EE.UU.

El sostén de las celebrities ha sido especialmente importante en esta campaña electoral. En consonancia con sus perfiles antagónicos, Clinton y Trump han recogido apoyos muy diferenciados: los profesionales del cine y la música han apostado por la demócrata, mientras que los deportistas lo han hecho por el republicano. «Tenemos la oportunidad de evitar que una comedia se convierta en tragedia. Voten por Hillary», pidió Robert de Niro mientras recogía el domingo su premio en los Hollywood Film Awards, en Los Ángeles. Segundos más tarde, su colega Leonardo DiCaprio apoyaba el mensaje: «Utilicemos todo nuestro poder como ciudadanos para hacer lo correcto. Por favor voten».

«Hemos oído tantas locuras que se han dicho este año sobre las mujeres en el contexto político», añadía en la misma gala Natalie Portman ante los ojos de un incómodo Clint Eastwood. Él es uno de los pocos apoyos de Trump en la industria cinematográfica y aunque el pasado domingo prefirió ser prudente, sus compañeros no olvidan cuando dijo que aquellos que se sintiesen ofendidos por los comentarios racistas del magnate deberían «superarlo de una puta vez». Jean Claude Van Damme es otro de los que confía que el republicano selle la paz con la Rusia de Vladimir Putin.

La meca del cine se ha volcado en apoyar a Clinton ante la amenaza de Trump. El último fue ayer el director y escritor Mick Garris: «Es la criatura más peligrosa en la tierra desde Hitler». El grito de guerra de Hollywood se repitió en las melodías de las estrellas de la música. «Hillary Clinton es de acero», dijo el lunes Lady Gaga. «No se queden quietos, voten», pedía Jon Bon Jovi en Filadelfia. Allí, la demócrata cerró su campaña con las notas de Bruce Springsteen y al tiempo que Madonna ofrecía un concierto sorpresa en pleno centro de Nueva York: «¡Si no queréis ser el hazmerreír del planeta, votad por Hillary Rodham Clinton!», dijo la reina del pop antes de entonar Imagine de Lennon. A ellos hay que añadir las estrellas latinas como Salma Hayek, Eva Longoria o Jennifer López Ayer, la mexicana Paulina Rubio comparaba al republicano con «el anticristo».

La larga lista de actores y cantantes que apoyan a la demócrata contrasta con la de Donald Trump, que se lleva buena parte del soporte en terreno deportivo.

«Me llamó y me dijo, Donald eres mi amigo y voté por ti», reveló el magnate el pasado lunes, sobre el apoyo de la estrella del fútbol americano Tom Brady, el quarterback de los Patriots de Boston, que eso sí, horas más tarde sorprendía al asegurar en una entrevista que aún no había votado.

«Que EE.UU. sea como un negocio, que el que pueda hacer el trabajo, tenga el trabajo», dijo el exboxeador Mike Tyson. «Necesitamos un hombre de negocios», clamó la estrella del baloncesto Dennis Rodman, que en el 2013 sorprendió su viaje a Corea del Norte. A ellos se sumaron el luchador Hulk Hogan, el exjugador de béisbol Paul O’Neille, el golfista Jack Nicklaus o el promotor de boxeo Don King. Todos respaldaron abiertamente la retórica de Trump y se hicieron eco de su lema «hagamos América grande de nuevo».

Una estrecha amistad que saltó por los aires

Hubo un tiempo en el que Donald Trump y Hillary Clinton eran amigos, quizás por conveniencia, pero la buena relación existió. Ahí está la hemeroteca para mostrar las imágenes de las partidas de golf entre el empresario y Bill Clinton, o la conocida foto de los dos matrimonios en su boda con Melania Trump.

En aquel momento los cuatro compartían miradas cómplices y sonrisas. «Le dije: ‘Ven a mi boda’. Y vino. ¿Saben por qué? No tenía elección, porque yo doné a su fundación», dijo Trump con saña en el primer debate presidencial. Y era cierto, según Bloomberg, la familia Trump donó 9.500 dólares a las campañas federales de Clinton, y entre 100.000 y 250.000 dólares a la Fundación Clinton.

«Ha sido extraordinariamente amable con Hillary y conmigo», admitió el expresidente hace pocos meses. Sin embargo, todo saltó por los aires. La carrera por la Casa Blanca les llevó al límite y ambos protagonizaron momentos muy desagradables.

Lo curioso es que mientras demócrata y republicano se desacreditaban, sus hijas, Ivanka y Chelsea, mantenían un estrecha relación de amistad: «Nuestra relación nunca ha sido de índole política y comenzó antes de las campañas a la presidencia de nuestros padres. Estoy muy agradecida de tenerla a ella y a su familia en nuestras vidas y ellos dicen que se sienten de la misma manera», reveló Chelsea Clinton en una entrevista en Telemundo.

Habrá que esperar si el tiempo recompone el vínculo que un día existió y que incluso durante la campaña dio muestras de no estar totalmente roto. Solo hay que recordar las palabras que ambos se dedicaron fuera de micrófonos durante la cena benéfica Al Smith, el pasado octubre.

«Eres una mujer fuerte y con talento», le dijo el magnate inmobiliario a la exprimera dama. «Donald, pase lo que pase, tenemos que trabajar juntos después», respondió ella.

Trump fue recibido con abucheos y su hijo violó la ley estatal al publicar su voto en Twitter

Uno de los momentos que más atención acapara en las jornadas electorales es la llegada de los candidatos a sus centros de votación. La más madrugadora fue Hillary Clinton. La demócrata votó sin incidentes a las 8.00 de la mañana en Chappaqua (Nueva York) junto a su marido. Su rival,

Donald Trump, se hizo esperar hasta las 11.00 horas y su llegada fue más movida. Primero por la irrupción de dos activistas de Femen, que se quedaron en topless, en protesta por los comentarios sexistas del republicano. Segundo porque el magnate fue recibido entre abucheos de unas decenas de personas. El servicio secreto le blindó hasta la entrada del colegio en la avenida Lexington en Manhattan, muy cerca de la Torre Trump. Estuvo acompañado por su mujer y sus hijos. Uno de ellos, Eric Trump, violó la ley estatal tras publicar una fotografía de su papeleta en Twitter, algo que en Nueva York implica multas económicas y en algunos estados hasta penas de cárcel.

Por la tarde, una jueza de Nevada desestimaba una denuncia que el equipo del republicano había presentado a primera hora por supuestas irregularidades en la votación en ese estado en concreto por la prolongación del período de votación la semana pasada.

Primeros resultados

Ambos candidatos acudieron a votar sabiendo ya los primeros resultados tras las votaciones de las tres pequeñas localidades de New Hampshire. Siete habitantes de Dixville Notch votaron la medianoche del lunes como dicta la tradición desde hace 56 años. Lo mismo hicieron los 43 vecinos de Hart’s Location. En estas dos ganó Hillary Clinton. En la cercana localidad de Millsfield, el vencedor fue Trump. Según su ley estatal, las poblaciones con menos de cine votantes pueden abrir las urnas a medianoche y cerrarlas en cuanto sus votantes depositen sus papeletas.

Horas más tarde fue el turno de los 225 millones de estadounidenses que votaron bajo un intenso escrutinio tanto de funcionarios federales como de miles de voluntarios que vigilaron que el proceso funcionase de manera adecuada, además de 41 observadores de 18 nacionalidades de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), que por primera vez supervisaron el sistema electoral estadounidense tras meses de advertencias de fraude por parte de Trump: «Esperamos a ver cómo se desarrollan las cosas», decía ayer en Foxnews .

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las «celebrities» también eligieron