Miedo y prudencia a partes iguales entre los gallegos del país

Los paisanos que emigraron optan por el silencio, pero confían en que el fin de la guerra abra una época de prosperidad


redacción / la voz

Dice el Instituto Nacional de Estadística (INE) que a fecha 1 de enero del 2016 eran apenas 265 los gallegos censados en Colombia. Esa cifra dista considerablemente de la de los ciudadanos de la Comunidad que tienen algún tipo de relación con el país sudamericano, aunque supone una parte importante de la colonia hispana en aquel país, que, según el INE, asciende a un total de 1.234 personas. En España, son más de 135.950 los colombianos con permiso de residencia y domicilio fijo.

Dentro de la comunidad gallega que reside en el país de García Márquez, la prudencia es una de las constantes. El grueso de la colonia galaica está formada por un grupo de emprendedores que buscan al otro lado del Atlántico la fortuna que la crisis que ha sacudido Europa les niega. El grueso del desembarco se registró en los últimos años y se concentra en las grandes ciudades del país, fundamentalmente en la zona costera. Cali, Bogotá, Cartagena de Indias o Bucaramanga son los destinos preferidos, aunque otros, como el presidente del Lugo, Tino Saqués, tienen negocios por todo el país,

Ninguno de los contactados por La Voz quiere pronunciarse abiertamente sobre el acuerdo de paz, aunque todos ellos confiesan albergar la esperanza de que la situación económica del país mejore y se disparen las oportunidades de negocio. «El principal problema con el que nos hemos encontrado nosotros no ha sido el de la guerrilla, que en los últimos meses apenas ha dado señales de peligro. El problema es la amenaza constante de la corrupción», sintetiza a modo de resumen Jesús F., un promotor que lleva más de tres años trabajando en el sector inmobiliario en Colombia.

Esa cautela es la misma que muestran las caras más conocidas de Colombia en el extranjero. A sus famosos más ilustres les ha costado posicionarse de forma abierta sobre el proceso de paz por el temor de indisponerse con los seguidores que piensen de forma contraria. Shakira y Carlos Vives lo hicieron ayer con un paseo en bici en Barranquilla. El futbolista James, del Real Madrid, pese a las numerosas interpelaciones recibidas, tampoco ha querido pronunciarse sobre el acuerdo alcanzado por Juan Manuel Santos y las FARC.

Más entusiasta de la paz se ha mostrado el delantero del Deportivo Marlos Moreno, que incluso hizo un llamamiento en sus redes sociales a favor del sí en el referendo. «Yo de política sé muy poco y no hablo demasiado de ese tema, pero sé que se firmó la paz con las FARC y eso es muy positivo. No podré ir a votar, pero la familia sí. El acuerdo me parece muy bueno para todos. Antes había muchos problemas con las FARC, que llevaban mucho dolor a Colombia», informa Xurxo Fernández.

Las encuestas dicen que solo votarán cuatro de cada diez ciudadanos

El principal problema al que se enfrenta el referendo de hoy es la participación. Según Ipsos, solo el 40 por ciento de los electores ejercerán su derecho al voto, dato que otra encuestadora, Cifras & Conceptos, rebaja al 37 por ciento. En ambos casos, el plebiscito sería válido por el reducido umbral que han acordado las partes. Pero una abstención tan elevada abriría el debate sobre la legitimidad del resultado. Los partidarios del no critican que el Gobierno prácticamente ha hecho desaparecer el requisito de la participación mínima para desincentivar el voto negativo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Miedo y prudencia a partes iguales entre los gallegos del país