Las disculpas de Sanders y los ataques a Trump centran el debate demócrata

La exsecretaria de Estado, consolidada como candidata, se dedica ya a la campaña hacia la Casa Blanca


nueva york / corresponsal

«¿Cree que debe disculparse?», preguntó el moderador a Bernie Sanders. Y el senador respondió: «Sí, me disculpo». El «gracias, Bernie» de Hillary Clinton cerró sin más comentarios lo que se había esperado fuera la primera pelea entre los candidatos demócratas. El robo de datos de la campaña de la exsecretaria de Estado por parte de un empleado de Sanders provocó un enfrentamiento entre el senador independiente y la dirección del partido en las horas previas al tercer debate de los demócratas. La campaña de Sanders había adelantado que este pretendía atacar a Clinton con el argumento de que está siendo injustamente apoyada por la dirección del partido en contra de los otros dos candidatos. Pero no fue así. Sanders siguió fiel a su promesa de hacer una campaña positiva y las únicas peleas en la noche fueron ideológicas y centradas en la política exterior.

Como sucedió en el debate republicano, los demócratas se centraron en la principal preocupación del país: el terrorismo. La primera que dejó claras las cosas fue Hillary Clinton, que parecía mucho menos interesada en la confrontación con los dos hombres que tenía al lado -Sanders y el exgobernador de Maryland Martin O?Malley- y mucho más en la pelea contra los conservadores. Con una aventaja de 31 puntos sobre Sanders, parece ya centrada en lo que será la campaña hacia la Casa Blanca tras su nominación así que en vez de combatir a sus competidores, atacó a Donald Trump, que como ella va a la cabeza de las encuestas.

Clinton acusó al magnate de poner en peligro al país. «Es el mejor reclutador del Ejército Islámico», dijo y aseguró que el grupo terrorista usa los vídeos en los que el republicano defiende prohibir la entrada a los musulmanes en EE.UU. para conseguir adeptos. Inmediatamente, Trump escribió en un tuit: «Es otra mentira de Hillary».

Distintas prioridades

La lucha contra el EI en Siria fue el asunto en el que más divergieron los tres demócratas. La ex primera dama reclamó la necesidad de poner fin al régimen de Bachar al Asad para acabar con el grupo terrorista, pero Sanders defendió que esa no es la prioridad. «La prioridad ahora es el EI, vamos a combatirlo y después ya veremos qué hacemos con Al Asad», dijo el senador que se mostró en contra de crear una zona de exclusión aérea como defiende Clinton. También discreparon sobre el papel de EE.UU. Según Clinton, su país debe liderar la coalición pero Sanders aseguró que «no puede ser la policía del mundo».

La ganadora del debate, como en los dos anteriores, fue Clinton que mostró su humor cuando dijo que su marido, Bill Clinton, como «primer caballero» no se ocuparía de «elegir la porcelana o las flores para las cenas de estado», pero podría «asesorar sobre cómo hacer que haya trabajo para todo el mundo». Su despedida arrancó una salva de aplausos. «Gracias, buenas noches y que la fuerza les acompañé» dijo muy sonriente. Así finalizó el último debate del año cuando faltan ya seis semanas para la primera votación de primarias que será en Iowa el 1 de febrero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las disculpas de Sanders y los ataques a Trump centran el debate demócrata