¿Por qué ahora Macedonia?


¿Por qué, de repente, Macedonia? La explicación oficial es «un cambio en la estrategia de las mafias» ante la presión de la Unión Europea en el Mediterráneo central, lo cual no tiene mucha lógica. Las mafias existen, pero si algo demuestran estos bruscos cambios de vías de entrada a Europa es precisamente que se trata de negocios locales que surgen de manera espontánea allí donde se agolpan los refugiados, ya sea para aprovecharse de ellos o para ofrecerles un servicio (no todos los refugiados son víctimas de timos). Las nuevas rutas no son producto de la estrategia de nadie, sino de las circunstancias.

Es el caso de Macedonia. Grecia tenía un grave problema de influjo de inmigrantes, que le llegan con facilidad de la vecina Turquía, donde hay dos millones de refugiados sirios. Después de emplear la mano dura, sin éxito, y de reclamar ayuda de sus socios de la Unión Europea, Atenas finalmente encontró una fórmula para aliviar su problema: un cambio en la jurisprudencia que anula la obligación, impuesta por la UE, de que el país de llegada de un inmigrante ilegal le impida el tránsito a otros países comunitarios. Esto abrió por fin una puerta a las decenas de miles de refugiados atrapados en Grecia.

A su vez, sin embargo, ha provocado una reacción en cadena de Macedonia, Serbia y Hungría, que están en la ruta de entrada al territorio comunitario. De la noche a la mañana Macedonia y Serbia hicieron un cambio en sus leyes y otorgan ahora 72 horas de estancia legal a los refugiados para que tramiten una petición de asilo. La idea era que ninguno la tramitaría y las 72 horas era tan solo para darles tiempo a alcanzar la siguiente frontera. Serbia incluso repartía folletos en árabe con los horarios de trenes y las rutas a Hungría, para que se fuesen más rápido. Los húngaros, por su parte, han comenzado a construir un muro alambrado. Lo mismo que para los refugiados, para los países europeos esto es un sálvese quien pueda...

Lo que está sucediendo ahora no era difícil de prever. Las teóricas facilidades dadas por Macedonia y Serbia, sumadas al anuncio de que la frontera húngara será pronto más difícil de cruzar, han provocado una carrera dramática para aprovechar esta ruta cuanto antes. Las autoridades de Macedonia se ven ahora incapaces de controlar la situación y el jueves decidieron declarar el estado de emergencia. Si se produce un cierre de fronteras, cabe esperar que el flujo de refugiados encuentre pronto otra grieta, posiblemente a través de Bulgaria o Albania. Lo que sería ilusorio es pensar que la huida de los refugiados vaya a detenerse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

¿Por qué ahora Macedonia?