Héroe de los pobres y peligro para la democracia

Logra la victoria después de sortear cargos de corrupción, fraude y violación


Héroe de los pobres para unos y peligro para la democracia para otros, Jacob Gedleyinhlekisa Zuma será el cuarto presidente de Sudáfrica tras el fin del apartheid en 1994. Su partido, el Congreso Nacional Africana (CNA), obtuvo más del 66% de los sufragios, según un escrutinio parcial del 56% de los votos emitidos en las legislativas del miércoles, y ya ayer celebró el triunfo. Con una cazadora de cuero y acompañado por un grupo musical a, Zuma se unió al festejo y dijo a sus seguidores que «el CNA es como un león. El CNA nunca estará por debajo del 60%».

Si no sucede un cataclismo, Zuma será investido como cuarto jefe del Estado democrático en Pretoria el 10 de mayo, en la fecha en que se cumplen 15 años de la toma de posesión de Mandela como el primer presidente negro de Sudáfrica.

Zuma completaría así una milagrosa resurrección política, después de que en el 2005 el entonces jefe del Estado, Thabo Mbeki, lo destituyera de la vicepresidencia al sospechar que había aceptado sobornos de una empresa de armas francesa en 1999. El pasado 6 de abril, a 16 días de los comicios, la Fiscalía General retiró los cargos de corrupción, fraude, extorsión y blanqueo de dinero contra él, al considerar que hubo manipulación en el proceso.

Nacido en KwaZulu Natal en 1942, con tres doctorados honoris causa, no pudo acudir a la escuela primaria, pues, huérfano de padre, fue criado por su madre, a la que ayudó de pequeño fregando suelos y limpiando cristales. Entró en el CNA con 17 años, en 1959, un año antes de que la organización fuera proscrita por el régimen del apartheid, y en 1962 se incorporó al brazo armado del CNA, Umkhonto we Sizwe (Lanza de la Nación), formado por Nelson Mandela. En 1963 fue detenido y encarcelado durante diez años en la isla de Robben, donde coincidió con Mandela.

Dos años después de su excarcelación (1973), se exilió en Suazilandia, Mozambique y Zambia. Volvió a Sudáfrica en 1990, tras la legalización del CNA, y siguió medrando hasta que, en 1994, ya con Mandela como primer jefe del Estado negro, consiguió la presidencia del partido. Tres años más tarde tuvo que conformarse con la vicepresidencia, tras la llegada de su rival, Thabo Mbeki.

En el 2006 su situación no podía ser peor, pues fue acusado de violación. Fue absuelto por falta de pruebas y en diciembre del 2007 el ala izquierda del CNA lo eligió presidente del partido y candidato a jefe del Estado. Siguiendo la tradición zulú, es polígamo. Tiene cuatro esposas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Héroe de los pobres y peligro para la democracia