Belén Esteban desvela la inquietante llamada de María José Campanario

La princesa del pueblo narra cómo reaccionó ante la conversación que mantuvo con la mujer de Jesulín de Ubrique


Redacción / La Voz

Belén Esteban se sentó la noche del sábado para su particular vuelta a la rutina en Sábado Deluxe. Como siempre, su entrevista despertó muchas expectativas (en parte alentadas por Telecinco en busca de audiencia) y la princesa del pueblo no defraudó a sus súbditos, pero sí desató la polémica. Belén Esteban regresó a Telecinco en medio de rumores de embarazo (la de Paracuellos ya ha manifestado en varias ocasiones que le gustaría volver a ser madre) y tras varias semanas de descanso en las que ha vivido más o menos ajena a los difíciles momentos que está pasando la familia de su hija Andrea, con el ingreso de María José Campanario en un centro de psiquiátrico debido a sus problemas de salud.

En ausencia de Jorge Javier Vázquez, fue María Patiño la que entrevistó a Belén Esteban en Sábado Deluxe. Y fue a ella a quién le confesó la inquientante llamada de María José Campanario que recibió a principios de agosto. Esta comunicación se habría producido el pasado nueve de agosto, cuando Belén Esteban se encontraba comiendo con su pareja Miguel y sus suegros en un restaruante de Paracuellos. «Miro el teléfono y pone 'María José Campanario' y recuerdo que está ingresada», desmintiendo así que no tuviese el móvil consigo como algunos periodistas aseguraron.

Belén Esteban le responde y le pregunta como está, y confiesa que nota que está «agitada». La princesa del pueblo afirma que María José Campanario le agradeció su apoyo y sus deseos de una pronta recuperación. Belén Esteban asegura que puso el altavoz ante su novio y sus suegros «puse el altavoz porque son mi familia», prosigue. «Me dice que me quiere dar la enhorabuena por la madre que he sido, 'tienes que estar muy orgullosa de la niña (refiriéndose a Andrea)' y eso ya me echa para atrás porque ya sabéis la guerra que hemos tenido por ella», explica.

La conversación continua y Belén Esteban afirma que María José Campanario le dijo que la quería ver en su casa y «que no se enterara su familia». «Yo noto que algo no funciona por su tono de voz», explica.

«No tengo ningún problema en quedar con ella pero nunca vamos a ser amigas», asegura, recalcando la insistencia de mantener un encuentro con Belén Esteban. «Me llamaba reina», asegura. «Ella quería verme y quería venir a mi casa. Me insistía en que me habían hablado muy mal de ella», prosigue. «Noto que María José Campanario tiene la necesidad de hablar conmigo y en el fondo, me dio un poco de pena», confiesa. «Me dice que está intentado convencer a Jesús para que pague los estudios de la niña y yo le respondo que eso ya está pagado. Tras colgar el teléfono, Belén Esteban explica que sintió «muchísima pena» y «no entendí que me llamase a mí». Durante semanas asevera que se debatió entre contar o no esta llamada, pero una conversación con alguien de Ubrique la empuja a hacerlo. «Me aseguran que no tiene una caja de zapatos sino seis llenas de recortes míos», asegura Belén Esteban.

La de San Blas se plantea avisar a alguien de su familia para comunicarle la conversación que tienen con María José Campanario. Tras consultarle a uno de los directores de Sálvame si sería conveniente contarle lo sucedido a Carmen Janeiro, hermana de Jesulin, le aconseja que debe llamar al torero directamente para decírselo. «Miguel me dice que él piensa lo mismo», prosigue.

Así que el 21 de agosto Belén Esteban marca el teléfono de Jesús Janeiro. «No sabía cómo entrarle porque le conozco», explica y avisa que lo primero que le desea es una pronta recuperación. Tras contarle todo lo que había sucedido Jesulín «me colgó el teléfono sin decir nada». Esta reacción dejó helada a Belén Esteban que asegura que «me tenía que haber dicho algo, no sé, algo».

La polémica llegó cuando Kiko Matamoros afeó a Belén Esteban haber desvelado su conversación con María José Campanario. El colaborador protagonizó un amago de abandono del plató que explicaba que «hay detalles que son innecesario», refiriéndose a parte de la conversación de Belén Esteban. «¿Yo me tengo que ocultar de algo?», le preguntaba la princesa del pueblo.

Belén Esteban también envió un dardo envenenado a Toño Sanchís, al que hace poco ganó el juicio que tenía con él hace unos meses. «Yo hago con mi dinero lo que me sale del... y lo que no hago es llevarme el dinero de nadie», aseguraba. 

Un verano de cambios para Belén Esteban

Tras un verano de cambios en los que ha visto como su nido se quedaba vacío con la mayoría de edad de su hija Andrea y su mudanza a Reino Unido, ahora la princesa del pueblo vuelve dispuesta a ajustar cuentas con una de sus archienemigas, que encima ha pasado el peor verano de su vida: María José Campanario

Lo que es cierto es que este verano ha sido el peor de su vida para María José Campanario. Y es que los últimos dos años su frágil salud no le ha dado tregua, pero ha sido en los últimos meses cuando realmente se ha visto un deterioro físico y mental notable, llegando incluso a su ingreso a un centro de salud mental. En Semana Santa María José Campanario ingresaba de urgencia por una crisis de dolor agudo y permanecía en el hospital durante más de dos semanas. Y entonces hablaba claro (a golpe de exclusiva) por primera vez de la fibromialgia que sufre desde hace doce años. 

A principios de años regresaba a su trabajo después de un año con varios problemas de salud, que este año se han multiplicado. A finales del 2015 María José Campanario sufría un incidente doméstico en la bañera por el que tuvo que ser ingresada. En marzo del año pasado fue intervenida de una hernia discal y siete meses después tuvo que pasar de nuevo por el quirófano por esa misma dolencia, que le ocasionaba fuertes dolores y mareos. Y en diciembre sufrió una infección derivada de una reacción alérgica al látex que a punto estuvo de convertirse en septicemia, por lo que volvió a ser operada.

A este calvario médico ya pasado, se le han unido ahora los problemas. María José Campanario, más recuperada a principios del verano, hizo una breve incursión en las redes sociales, concretamente en Instagram, que terminó como el rosario de la aurora tras enfurecer a Belén Esteban. «Hola, grabo este vídeo y a lo mejor es una pérdida de tiempo, porque no debería estar haciendo estas cosas, pero para que quede claro de una vez y por si alguien tiene todavía dudas, sí, soy María José Campanario y esta es mi cuenta de Instagram. La última persona que ha dudado de que esta cuenta fuese mía es una persona que se dedica a insultar a la hermana de mis hijos y a acusarme de un delito de suplantación de identidad. Grabo este vídeo para decirle a esa persona que todavía tiene tiempo de rectificar antes de que interponga una demanda contra ella», aseguraba acompañando el vídeo con el hashtag #noesmihijaperocomosilofuese. Un día después de que colgase esta defensa a ultranza, María José Campanario eliminaba el vídeo de su cuenta de Instagram y cerró su cuenta.

La defensa de María José Campanario no sentó del todo bien a Belén Esteban, que respondía a través de Sálvame. No hacía ella misma, pero le transmitía un mensaje que Carlota Corredera hacía público en su nombre: «No entiendo nada. Lo que tenía que haber hecho es comentárselo a Jesulín y que él cogiese el teléfono y se lo comunicase a la madre de la niña. La defensa a Andrea no se hace subiendo vídeos a Instagram», relataba la presentadora en nombre de Belén Esteban

La paz que nunca existió entre Belén Esteban y María José Campanario

Belén Esteban y María José Campanario nunca se han llevado bien ni se han entendido, ni siquiera por el bien de unos hermanos por parte de padre que han sido los grandes damnificados de sus guerras. Los problemas entre Jesús Janeiro y la princesa del pueblo se retrotraen a hace más de 18 años y con el tiempo, lejos de mejorar, han empeorado. Así que la paz nunca ha existido entre las madres de los hijos del torero. Pero es ahora cuando parece que Belén Esteban está dipuesta a contar toda su verdad de su relación con la dentista. 

Hace unos días María José Campanario aparecía mucho más recuperada tras recibir el alta de la clínica donde ha pasado parte del verano. Acompañaba a Jesulín de Ubrique (que durante todas estas semanas no se ha separado de ella). en una corrida de toros en Peralta (Navarra), donde se la ha visto con una imagen más cercana a la que era habitual en ella. 

Los problemas de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique

El último desencuentro de Belén Esteban con Jesulín de Ubrique fue justo antes del verano. «Llevo una semana callada pero lo voy a decir porque me da la gana», comenzaba una Belén Esteban fuera de sí dirigiéndose a la presentadora, Carlota Corredera. «Dije que había hablado con Jesús Janeiro y me había dicho que todos los estudios de mi hija los pagábamos a medias, me pidió la documentación, le mandé toda la documentación con cuatro fotos de mi hija por correo certificado», explicaba muy molesta. 

«A los quince días le llamé yo y me dijo que él no le pagaba los estudios a la niña», prosigue. «Es tu obligación como padre», continuaba Belén Esteban, y le hace un duro reproche a su expareja: «Me parece muy bien que le hayas pagado a tu hermano la carrera de piloto, no sé si se la has pagado a tu mujer, lo que no entiendo es que no le pagues a tu hija mayor la carrera, pero aquí está su madre que la pagará».

Belén Esteban se mostró muy disgustada por la respuesta de Jesulín de Ubrique en referencia a los estudios en el extranjero que comenzará en los próximos meses Andrea Janeiro. «Lo que me duele es que se lo comenté y me dijo que sí», aseveraba. 

«Dice que no está dispuesto a pagarlo, colgué y no he vuelto a saber nada», relataba Belén Esteban, que dice que Jesús Janeiro cambió de opinión tras consultarlo con su abogado y que este le dijese que no tenía obligación de hacerlo. 

Pese a sus enormes diferencias, Belén Esteban se ha preocupado por la salud de María José Campanario y le ha enviado en varias ocasiones su apoyo. 

Así es Andrea Janeiro Esteban, la hija de Belén Esteban y Jesulín

La Voz

La joven, que cumple este jueves 18 años, es uno de los personajes más famosos y a la vez desconocidos del ámbito televisivo

Andreíta se ha hecho mayor. La hija de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique ha entrado en la mayoría de edad para alegría de paparazzis y desgracia de su madre. Andrea Janeiro Esteban deja de ser una niña y se convierte en un objetivo goloso para fotógrafos y programas de papel couché. Y es que ser hija de quien es ha convertido a Andrea en uno de los personajes más famosos de la pequeña pantalla. Famosa, pero desconocida. Porque de Andreíta sabemos sus problemas con el pollo, los desplantes de su familia paterna y poco más.

Seguir leyendo

Votación
7 votos
Comentarios

Belén Esteban desvela la inquietante llamada de María José Campanario