La montaña rusa de Sergi Gómez

LA VOZ VIGO

GRADA DE RÍO

POOL

Lleva dos años de altibajos tras dejar el Celta, al que recibe con el Sevilla

19 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Muchos de los jugadores que han abandonado el Celta tras pertenecer a él en la actual etapa en Primera se han caracterizado por triunfar o por pegarse sonados batacazos. A Sergi Gómez, que este sábado se mide al Celta con el Sevilla como en las dos temporadas anteriores, es difícil encuadrarlo en uno de los dos grupos. Lo suyo hasta ahora han sido dos temporadas y media de altibajos, ganando un título y siendo convocado por la selección española, pero también teniendo que revertir la situación de ser considerado un descarte.

El catalán dejó Vigo en el verano del 2018 como desenlace de una situación atípica. El jugador no había llegado a renovar un contrato que vencía al año siguiente y el Celta había decidido no contar con él. Así que apareció la opción del Sevilla y se fue al club hispalense mostrando su gratitud al club vigués (donde estuvo cuatro temporadas) pero también admitiendo que no había sido el adiós deseado: «Duele que el final con la camiseta del Celta haya sido así», proclamaba.

Ya en el Sevilla, su primer año fue el mejor a nivel individual. El club le daba la oportunidad de jugar Europa League (competición en la que se estrenó con un Celta que no se ha vuelto a clasificar) y entró en los planes tanto de Machín como, ya en menor medida, de su relevo, Caparrós. Disputó 33 partidos de Liga, más dos de Copa y 13 de Europa League, sumando 2.765 minutos que son su récord en una temporada como futbolista profesional.