Emre Mor quiere apurar el perdón

El turcodanés, muy motivado, se reivindica con un golazo desde la frontal antes de pedir el cambio por una sobrecarga en un partido en donde el Celta comenzó a exhibir la presión que necesita


vigo

El Celta empieza los amistosos de esta atípica pretemporada como acabó, a golpe de empate, pero el resultado ante el Oviedo queda en un segundo plano como debe ser en el verano. Porque la cita deja las ganas de Emre Mor por hacerse un sitio con un gol de bandera previo a un cambio prematuro por molestias y también el punto de agresividad que necesitaba y parece haber ganado el equipo, que dejó destellos positivos en el primer tiempo, cuando Óscar García apostó por un once de lo más reconocible.

Emre Mor fue el gran protagonista hasta que tuvo que ser relevado. El turcodanés salió a comerse el mundo en el intento de conseguir el enésimo perdón en el Celta. Situado en el extremo derecho, se tomó muy en serio la prueba con el Oviedo. Corrió, dribló, dejó sello de su uno contra uno y también demostró que sigue siendo un ser individualista pero también que tiene fútbol. Baste con ver la rosca de su zurdazo desde la frontal que se coló por toda la escuadra. Fue en una exquisita combinación con Aspas. Pero en pleno subidón, Mor sufrió un pinchazo y tuvo que pedir el cambio antes de la media hora. Sufre una sobrecarga en los isquios. Fue relevado por Brais Méndez, que solo llevaba un par de entrenamientos encima.

Pero al margen de la reivindicación de un jugador sobrado de calidad y hasta ahora falto de cabeza, el primer amistoso dejó un esbozo del cambio que necesita el Celta. Los vigueses fueron con decisión a la presión comandados por un Renato Tapia impetuoso pero con alguna laguna con el balón en los pies.

Con ese empuje remontaron un partido que comenzó ganando el Oviedo tras un inicio un tanto dubitativo de los celestes, que no se apoderaron del balón y les costó salir del campo contrario. Además, y como herencia del pasado, las licencias defensivas siguen existiendo y en una falta de entendimiento llegó una pérdida de balón en tres cuartos que aprovechó Obeng para marcar superando en la salida a Iván Villar, el único que disputó los 90 minutos.

Pero el 0-1 fue un accidente pasajero y el altavoz que activó el modo presión en el conjunto vigués, que con un 4-3-3 como dibujo tardó un suspiro en empatar por mediación del de siempre. Hasta el primer gol de la temporada tenía que ser de Iago Aspas. Sacó Tapia, prolongó Hugo y marcó el de Moaña.

Con ese primer tiempo de color celeste también quedó claro que el toque sigue mandando sobre el vértigo, aunque cada vez que el Celta pudo correr llegaba en una situación muy ventajosa. Baeza pudo estrenarse antes del descanso, pero su disparo desde la frontal salió alto.

Otra historia en el segundo acto

La segunda parte fue otra historia completamente diferente aunque Óscar García mantuvo sobre el campo al equipo titular hasta el minuto 60. La continuación tuvo menos ritmo y menos fútbol y para los vigueses decayó de un modo sensible cuando el técnico catalán cambió de golpe a los 10 hombres de campo. Entre los cambios masivos no estaban ni Juan Hernández ni el Toro Fernández, los dos que están más cerca de la puerta de salida, pero el charrúa salió al final cuando el Oviedo ya había empatado.

Porque los carbayones mantuvieron sobre el campo una estructura más definida y a falta de 14 minutos encontraron el empate en una salida rápida por su banda derecha que completó Viti con un tiro cruzado que no pudo atajar Iván Villar. En todo este segundo tiempo el Celta no llegó a disparar entre los tres palos y el rival apenas divisó portería en el gol.

El Lugo será el próximo rival el miércoles próximo en el mismo escenario.

Celta: Iván Villar; Hugo Mallo, Aidoo, Fontán, Olaza; Tapia, Baeza, Beltrán; Emre Mor (Brais, min. 28), Aspas y Nolito. En el minuto 60 entraron: Kevin, Araujo, Sáenz, Juncá; Okay, Solís, Vadillo; Gabri Veiga, Miguel Rodríguez y Lauti. En el 80 entró el Toro Fernández.

Oviedo: Femenías, Arribas, Ugarte, Johanesson, Vanderson, Javi Mier, Obeng, Tejera, Riki, Mossa y Ton Ripoll. También jugaron: Viti. Juanjo, Grippo, Bolaño, Lucas, Jimmy, Edu, Borja, Rodri, Javi Cueto.

GOLES: 0-1, min. 11: Obeng; 1-1, min 18: Iago Aspas; 2-1, min. 20: Emre Mor; 2-2, min 76: Viti

ÁRBITRO: López Vila (colegio gallego). Amonestó a Hugo Mallo por parte del Celta.

INCIDENCIAS: Partido amistoso en Balaídos. Sin público.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Emre Mor quiere apurar el perdón