Un «bendito problema» con Rafinha

M. V. F. VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

Oscar Vázquez

Moncho Carnero y Antonio Gómez analizan cómo dar encaje al centrocampista en la plantilla

04 sep 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Es complicado encontrar a alguien en el seno del celtismo que le ponga un solo pero a la incorporación al equipo de Rafinha, que ha sido recibido con un gran entusiasmo. También los técnicos Antonio Gómez y Moncho Carnero consideran que el regreso del internacional con Brasil es una excelente noticia, por mucho que constaten al mismo tiempo que encontrarle encaje en la plantilla sin sacrificar a otros futbolistas también llamados a ser titulares va a ser una tarea complicada para Fran Escribá. Pero coinciden en que como entrenadores, una situación de estas características es un «bendito problema».

¿En qué posición debe jugar Rafinha en el Celta 2019/2020?

Los dos técnicos ven al segundo de los hijos de Mazinho como un jugador polivalente. «Lo veo en cualquier posición por detrás del punta: banda derecha, izquierda, interior o incluso mediocentro ofensivo», desgrana un Carnero que por ese motivo y pos su calidad lo considera «un fichaje interesante que va a ayudar y aportar cosas muy buenas en el juego ofensivo». Gómez, por su parte, le recuerda con Luis Enrique en el Celta «jugando en el centro del campo muy bien», pero también le ha visto «arriba en algunos partidos con el Barcelona», de modo que ahora mismo «no sabría dónde ubicarlo». Admite que choca que quizá no sea el perfil de futbolista que Escribá venía reclamando en sus comparecencias de prensa: «Me llama la atención, porque el entrenador parece que quería un centrocampista defensivo y supongo que se considera así a Pape, pero cuando yo lo vi en el Celta B no lo era», analiza. Y añade que tampoco ha llegado finalmente el extremo que parecía que se necesitaba, si bien matiza que «cuantos mejores jugadores haya, bienvenido sea».

¿Sería conveniente cambiar el sistema de juego del equipo?

Los preparadores consultados discrepan en este punto. Gómez se muestra más partidario de mantener lo que a su juicio está funcionando bien. «Cuando tienes delanteros tan buenos como en este momento, con Aspas y el Toro que se ve que está yendo a más, es preferible mantenerlos. Lo contrario sería desvestir un santo para vestir otro», afirma. Porque si algo tiene claro es que siempre va a haber que sacrificar algo. «Si metes a dos puntas te quedas sin centrocampistas ofensivos que son buenos también», dice sobre el sistema actual. Carnero es más proclive al cambio, aunque sin decantarse del todo. «No hay sistema que sea perfecto y el entrenador tiene que romperse la cabeza para encontrar la fórmula, porque mimbres para un buen equipo los hay, con dos jugadores por puesto en varias posiciones», sostiene. Consciente de la predilección de Escribá por el 4-4-2, apunta que «todos los sistemas son válidos y ninguno es perfecto».