Huesca, primera puerta de salida

El Celta visita El Alcoraz con la opción de salir del descenso en caso de triunfo tras el empate del Villarreal


vigo / la voz

Francisco, el entrenador del Huesca, asegura que el partido con el Celta es el más importante de la temporada. El calificativo quizás sobrepase las expectativas viguesas, pero la contienda del Alcoraz está llena de alicientes y obligaciones para el conjunto de Fran Escribá. El principal, la opción de poder salir del descenso si el equipo es capaz de encadenar su segunda victoria consecutiva, ya que el Villarreal durmió con dos puntos de margen después de que el Barcelona le empatase en el último suspiro en un partido loco que por momentos emuló al de Balaídos (del 0-2 se pasó al 4-2 y acabó 4-4). El segundo, demostrar que el encuentro ante los castellonenses fue el necesario punto de inflexión liderado por el efecto Aspas. Y para conseguirlo debe superar, además del rival, a un ambiente infernal que pretende emular al vivido el sábado pasado en Balaídos.

El Celta vuelve siete años después a El Alcoraz con las pilas cargadas pero consciente de que todavía le separa un mundo de la salvación. Su primera premisa debe ser confirmar la recuperación ofensiva y ganar músculo defensivo, porque en el campo oscense le espera una batalla cargada de fútbol aéreo, intensidad en cada acción del rival y rápidas transiciones. Frente a esto Escribá quiere a un equipo protagonista, que ataque y que tenga el balón, pero que no permita las contras del conjunto azulgrana. También que minimice en lo posible el riesgo del balón parado dada la envergadura de un rival que tiene en Enric Gallego a su principal amenaza.

Este decorado no invita a hacer grandes cambios en el once con respecto al sábado. Escribá pasó revista en la mañana del martes y salvo Juncà todos sus jugadores estaban disponibles pero de entrada solo Beltrán apunta al once. El toledano se quedó fuera de la convocatoria ante el submarino, pero en Huesca su dinamismo se antoja un elemento importante para la presión. De confirmarse su entrada, con Boufal como probable damnificado, quizás el equipo podría volver al 4-3-3 que exhibió en ataque en el Bernabéu.

No parece que las novedades vayan a afectar a la zona defensiva pese a las licencias del primer tiempo del último partido. Hoedt podría estar en entredicho pero sus centímetros son el mejor aval para la continuidad. No sucede lo mismo con Olaza, que tras convencer en su debut ahora debe examinarse de la arista defensiva en el altoaragón. El ataque no ofrece dudas. Maxi y Iago Aspas para pegarse con una línea de tres centrales con Brais como escudero.

Enfrente estará un Huesca que dispone de casi toda la plantilla, ya que recupera al ourensano David Ferreiro tras cumplir un partido de suspensión. El conjunto aragonés alineará a un equipo más ofensivo que ante el Real Madrid al tener que llevar más la iniciativa. La duda estará en si Francisco podrá contar con Jorge Miramón o Carlos Akapo. En caso de que no pudiera contar con ninguno, todo apunta a que será el centrocampista Yangel Herrera el que ocupe dicha posición. Un día clave para los dos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Huesca, primera puerta de salida