Segundo relevo en el banquillo

x. r. c. VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

M.MORALEJO

El Celta destituyó a Cardoso después de 13 partidos con tres victorias y 9 derrotas y ficha a Escribá

04 mar 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Miguel Cardoso pasó por el Celta como un técnico de lo más efímero. Apenas 13 partidos en donde quedó de manifiesto que teoría y práctica no van de la mano en el mundo del fútbol. El luso cogió al equipo vigués en un momento complicado tras el desastre Mohamed y lo deja todavía peor, a dos puntos del descenso y a un partido del colista. Su relevo es Fran Escribá, un técnico de largo recorrido en el fútbol español, un punto alejado del ADN Celta, que en un momento tan delicado debe quedar en cuarentena.

Cardoso tuvo tres indultos previos por su química con los pesos pesados del vestuario. Sobrevivió al desastre de Valladolid, al pésimo partido del Levante y a Mendizorroza con un empate salvador, pero la imagen y la derrota dejada por el Celta en Ipurua colmaron la paciencia de la cúpula de A Sede, que tenía pánico a un segundo cambio de entrenador pero que finalmente ha tenido que dar un giro en busca de una solución que evite el desastre del descenso a Segunda.

«Miguel Cardoso y su cuerpo técnico no continuarán en el RC Celta una vez acordada su desvinculación de la entidad», publicó el club en un comunicado en la noche de ayer. «El Real Club Celta quiere expresarle su agradecimiento, tanto al entrenador luso como a sus ayudantes Jorge Maciel, Antonio Calado, Nuno Baptista y Francisco Costa por la profesionalidad, dedicación y esfuerzo que han demostrado durante su estancia».