Cedidos de difícil encaje y apuesta por refuerzos de nivel

David Costas, en el Oviedo, es el jugador con más opciones de volver a la plantilla


El puzle inicial del Celta del futuro cuenta con cinco piezas en forma de cedidos y dos jugadores que militaron esta campaña en el filial pero que tienen ficha del primer equipo (Borja Iglesias y Borja Fernández), a los que habrá que unir en su momento los refuerzos de nivel que vayan llegando y los futbolistas con contrato en vigor. En total, el club dará una decena de bajas, sin descartar alguna cesión en casos concretos.

En el caso de los cedidos, la historia de la última década apunta a que casi todos son viajes sin retorno. Únicamente Yoel Rodríguez salió para volver al curso siguiente, aunque solo por un año. Salvo sorpresas, David Costas, que está rindiendo a un gran nivel en el Oviedo, es el único que tiene opciones reales de tener un dorsal el próximo curso, pero va a depender en exclusiva del próximo entrenador y de la confección de la plantilla. De entrada sería el quinto central. El resto de los casos apenas tienen opciones de acomodo en la primera plantilla.

Otro aspecto a revisar es el futuro de Borja Fernández y Borja Iglesias después de descartarse en la tarde de ayer la vía del ascenso del filial, lo que certifica que su etapa en el Celta B está acabada. Los dos tienen contrato con el primer equipo y de no quedarse, tendrán que buscar una salida.

En cuanto a los fichajes, ya ha cristalizado el de Maxi Gómez, el máximo goleador del Torneo Apertura uruguayo, que el Celta compró por 4,3 millones de euros y que a sus 20 años pasa por ser el sucesor de Luis Suárez en el selección charrúa.

De un modo paralelo, el club busca refuerzos de nivel. Para el ataque y el medio campo sobre todo. En la vertiente ofensiva todo indica que Hirving Lozano será el próximo en llegar. En México ya hay quien da por hecho el fichaje del extremo por el Celta en una operación que se puede convertir en la más cara de la era Carlos Mouriño, un presidente que reconoce que su idea es «reforzar bien el equipo».

Para la medular todo está pendiente de varios movimientos: Jozabed, Marcelo Díaz, Radoja, Wass...

El sevillano quiere quedarse pero los cinco millones que pide el Fulham lo convierte en un imposible si no hay negociación, el chileno tiene opciones de salir pero le quedan dos años de contrato y con respecto al serbio y al danés, tienen contrato en vigor y el club cuenta con ellos a todos los efectos, pero también está pendiente la renovación de ambos y se da por hecho que tendrán pretendientes este verano. A favor del Celta juega que los dos han mostrado su deseo de seguir en Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Cedidos de difícil encaje y apuesta por refuerzos de nivel