vigo

Luis Enrique repitió en la sala de prensa de Los Cármenes que el Celta está a cinco victorias de la salvación. Con esas cuentas en la mano, el conjunto vigués ya tiene el 62,5 % de la permanencia en el bolsillo y tiene por delante 16 partidos para conseguirlo.

Pero más allá de conjeturas -todavía parece prematuro vaticinar en cuántos puntos estará el corte de la salvación-, los 25 cosechados por el conjunto vigués a estas alturas de campeonato invitan a la tranquilidad. La cifra es la mejor puntuación del equipo vigués en sus tres últimas comparecencias en la máxima categoría y para encontrar un registro mejor es necesario retroceder hasta la campaña 05/06, cuando el equipo vigués terminó en puestos de Europa League. Tenía 36 a estas alturas.

Con respecto al Celta de Paco Herrera la campaña pasada, Luis Enrique presenta un balance de cinco puntos más. Hace un año el equipo vigués estaba en posiciones de descenso con Mallorca y Deportivo. Fue el único de los tres que terminó saliendo a costa de un Zaragoza que tenía 24. Los vigueses también vivían en zona de descenso en la campaña 06/07 y sumaban 22 puntos a estas alturas. Terminaron en el pozo de Segunda con sus dos compañeros de viaje en aquel entonces. Real Sociedad y Nástic también estaban ya en descenso.

En el penúltimo descenso (03/04), los números también eran peores que en la actualidad. Aunque todavía el equipo de Lotina no había entrado en la zona roja, solo sumaba 21 puntos.

Por puestos, el Celta todavía está mejor a estas alturas que en el curso 00/01, cuando era décimo quinto con 27 puntos y acabó escalando hasta la sexta posición. Jugó la UEFA con 59 puntos.

Pero más allá de los números quedan las sensaciones. Y el Celta ha ido derribando muros hasta colocarse en una situación más desahogada. Primero rompió con el maleficio de Balaídos y ahora ha sido capaz de sumar al fin dos triunfos consecutivos, algo que solo tenían pendiente tres equipos en la máxima categoría este año. La última vez que el equipo lo había conseguido fue en la dos últimas jornadas del curso pasado. Además, lo hizo rompiendo con la sequía a domicilio, ya que los vigueses no habían marcado como visitantes en las tres citas anteriores. Por fin, han alcanzado el punto de regularidad imprescindible para avanzar hacia la zona tranquila.

El reto ahora es seguir con la excelente línea en Balaídos aunque el poderoso Athletic sea el próximo rival. Los célticos no encadenan tres victorias consecutivas en Primera desde el final de temporada de la 06/07.

Los célticos suman cinco puntos más a estas alturas que el año pasado con Paco Herrera

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

En la senda de la tranquilidad