agencias

George Clooney y su esposa Amal Alamuddin almorzaron ayer en Venecia con familiares y amigos, al día siguiente de su boda íntima, a la que seguirá hoy una ceremonia civil en el ayuntamiento de la «Serenísima», oficiada ante Walter Veltroni, amigo de Clooney y exalcalde de Roma.

«La boda fue más que perfecta. Fue al mismo tiempo suntuosa y sencilla», comentó a Afp Rami Alamuddin, el padre de Amal. «Hacen muy buena pareja».

El exsoltero más codiciado del planeta y la bella abogada libanesa volvieron en la tarde de ayer al barco Amore para salir del soberbio Palazzo Papadoli en el que se dieron el «sí, quiero» el sábado por la noche y fueron al hotel Cipriani para almorzar con sus allegados.

Con un vestido blanco con pétalos rosas y rojos bordados del diseñador italiano Giambattista Valli que dejaba al descubierto sus interminables piernas, Amal lucía una fina alianza de pequeños diamantes. El novio dudó cuando le pidieron que mostrara la suya, y miró primero su mano derecha, antes de mostrar el anillo que ahora decora, tras décadas de soltería, su anular izquierdo. Aunque para conocer los detalles habrá que esperar al siguiente número de Vogue -al que han vendido la exclusiva-, ha trascendido que la novia estaba bellísima con un vestido con puntillas y en tono rosa claro diseñado por Oscar de la Renta, mientras que Clooney un esmoquin vestía un traje gris claro con corbata.

Según una fuente vinculada al hotel, en la boda hubo hurras y silbidos mientras el actor, eufórico, tomó a su esposa en sus brazos para besarla, y sus manos temblaban cuando cortó la tarta. El menú, compuesto por cinco platos exquisitos, incluyó risotto de limón con langosta.

Baile con Blondie y Daft Punk

Entre las estrellas de cine invitadas se encontraban Matt Damon, Bill Murray, Cindy Crawford y su esposo Rande Gerber -los rumores dicen que fue el testigo de Clooney-, y danzaron hasta la madrugada con los éxitos de Blondie, Jackson 5 y Daft Punk.

Otro de los cotilleos dice que el actor de Hollywood dedicó a Alamuddin la canción When I fall in love (Cuando me enamoro), de Nat King Cole, antes de que una orquesta de cuerdas y un trío de jazz tocasen varias baladas, incluyendo la romántica Smoke gets in your eyes, hecha famosa por The Platters en 1958.

Según una fuente cercana a las celebraciones, los recién casados tienen previsto pasar su luna de miel en la turística ciudad marroquí de Marrakech.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Boda «suntuosa» a la par que «sencilla»