Diez años de la muerte de Carmina Ordóñez

Hija, mujer y madre de toreros, fue una de las reinas de la prensa del corazón


Redacción

Se cumplen diez años de la inesperada muerte de Carmen Ordóñez. La hija de Antonio Ordóñez y Carmen González Lucas, primera esposa de Francisco Rivera, Paquirri, y madre de Francisco y Cayetano Rivera y Julián Contreras, aparecía muerta en su casa el 23 de julio de 2004. La halló su asistenta en la bañera. Y el mundo del corazón se despidió para siempre de la «Divina».

Atrás quedaron tres matrimonios, acusaciones de malos tratos a Ernesto Neyra, su litigio legal con Isabel Pantoja por la herencia de Paquirri y sus problemas con las drogas, una vida vivida intensamente y cientos de páginas en la prensa rosa y miles de horas ocupando programas del corazón.

Nacida en mayo del 55 en el seno de una familia de toreros y con una cara fascinante - Time la eligió como la mujer más hermosa de Europa-, siempre fue centro de atención, y de hecho lo que más odiaba era la soledad. Pudo llevar la vida que hubiese elegido -estudió en los mejores colegios y pasó veranos con Ernest Hemingway y Orson Welles- pero llevó a una vida sin norte.

Casada con Paquirri a los 17 años, con 23 -madre de dos hijos- se separó. Después fue Julián Contreras y sus diez años de relación (con un hijo), para en 1994 divorciarse y acabar en los brazos de Ernesto Neyra. Además de los maridos, los hombres ocuparon una parte muy importante de su vida y siempre se le ha visto bien acompañada. Incluso, en el capítulo de los rumores, se apuntaba a un amor de juventud y a uno en el Marruecos imperial que por imposibles le costaron muchas lágrimas.

En estos diez años sin Carmina Ordóñez sus dos hijos mayores han abandonado el mundo del toreo, Francisco Rivera para dedicarse a sus negocios como empresario y Cayetano primero como imagen de varias marcas de moda y más tarde en su vuelta al mundo. Y Julián Contreras dejó su faceta de escritor (publicó un libro sobre su madre) para dedicarse a la restauración. Además Carmen Ordóñez ha sido la gran ausente en la boda civil y, un año después, por la iglesia, de Francisco Rivera con Lourdes Montes. Había sido la madrina en su primer enlace con Eugenia Martínez de Irujo. Tampoco ha presenciado la ruptura de Cayetano con Eva González ni los litigios legales de Francisco para intentar conseguir la custodia legal de su hija Tana. Tampoco presenció los problemas judiciales de su mayor enemiga, Isabel Pantoja. a los in Ni uno de los hechos que le habría causado gran dolor: la muerte de su hermana Belén Ordóñez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Diez años de la muerte de Carmina Ordóñez