Christian Gálvez: «Soy fácil en todo menos en el amor»

El presentador de Pasapalabra habla para Yes, la revista gallega de gente, creatividad y tendencias


Christian Gálvez (Móstoles, 1980) es un personaje multidisciplinar que, cómo no, admira a Leonardo da Vinci, escribe una novela histórica en su tiempo libre (ya ha publicado otras tres) y está tan ocupado en estas y otras tareas que su mujer le ha dicho que, por el momento, nada de tener hijos. «Lo entiendo, ya llegará el momento», se conforma.

-Desde septiembre intentando hablar contigo, ni que en vez de Christian Gálvez fueses el presidente Obama...

-Pues algo ha pasado porque yo soy un chico fácil... menos en el amor.

-No sé si fácil o difícil, pero todo lo que tocas lo conviertes en éxito: «Pasapalabra», «Tú si que vales», «Supervivientes»...

-Bueno, Operación Toni Manero no salió bien. Yo no soy de esos que esconden los fracasos, también se aprende de eso.

-¿Cuál es la clave del éxito de «Pasapalabra»?

-Tiene algo que yo creo que es esencial no solo en nuestra vida cotidiana sino en la televisión, que es entretenimiento además de una vocación cultural. Si a eso le sumas que se facilita la interactividad con el espectador, que juega y a veces adora a los concursantes, otras no tanto, o en ocasiones se sienten identificados con los famosos que van, pues ya tenemos la amalgama perfecta.

-¿Cómo hiciste para aprender a leer tan rápido? ¿Qué hay de cierto en la leyenda de que te encerraste en una habitación tú solo?

-Sí, desde el momento que dejo Caiga quien caiga hasta que empieza Pasapalabra solo pasa un mes, entonces yo venía de hablar rápido pero si es cierto que en los reportajes del Caiga... no se me entendía mucho. Siempre había tenido un problema de dicción y sí es cierto que durante un mes entero me encerré en una oficina con el productor y el director casi ocho horas al día con un bolígrafo en la boca leyendo roscos. No solo para mejorar la velocidad y la dicción, sino también para saber manejar los tiempos.

-¿A quién te gustaría llevar como invitado que todavía no haya ido al programa?

-A alguien que murió hace 500 años, así que es difícil: a Leonardo da Vinci.

-Y ahora presentas otra novela...

-Sí, que lleva gestándose desde el 2009. Es una novela histórica que narra una historia de arte, venganza y pasión ambientada cien por cien en el Renacimiento. Me apetecía tocar cualquier rama que tuviera que ver con Leonardo Da Vinci.

-¿Qué te dio Leonardo?

-La gente cree que los genios nacen y yo no estoy totalmente de acuerdo. Hay genios que nacen, como puede ser Mozart, pero hay otros como Leonardo que se hacen a sí mismos. Mozart a los cinco años componía. Leonardo aprendió a escribir a los 30 años. Hay cosas que la gente no sabe, como que era ilegítimo, iletrado, disléxico, bipolar y con déficit de atención, y a pesar de todo eso consiguió que lo recordáramos como una de las mentes más maravillosas de la historia de la humanidad.

-Me da la impresión de que eres muy inquieto.. porque con todo el sarao televisivo que tienes aún sacas tiempo para escribir novelas.

-En noviembre y diciembre estuve en Italia documentándome para la novela. Ya había ido otras veces, pero fue para darle los toques finales. Paso mucho tiempo fuera, es un trabajo de cinco años pero es una de mis pasiones, y bastantes perjuicios ya hay, porque a mí no me cuesta reconocer que en España no estamos acostumbrados a lo multidisciplinar. Bastantes críticos me van a salir sin leer la novela que dirán: ¡Otro más que se apunta a sacar libro! Esta novela va a ser la cuarta, así que por algo será, como que para que aun encima esté mal documentado.

-Decías en el libro de Leonardo que hay que aprender a decir no en la vida. ¿Tú has tenido que decir no muchas veces?

-Claro que he tenido que decir no muchas veces, porque aunque la gente no esté preparada para el no, yo creo que un no es mucho más honrado y noble que un silencio que a la larga vas a tener que explicar. A la larga te vas a encontrar con esa persona a la que no le diste la respuesta concreta y vas a tener que darle una explicación que difícilmente tendrá credibilidad porque ya ha pasado tiempo. Cuando no tienes tiempo, incluso cuando no tienes ganas, porque no siempre te tiene que apetecer hacer una cosa con alguien, es mejor un no, porque un no a tiempo evita discusiones.

-En cambio a ti te dicen que no a la paternidad y ahí que sigues...

-Sí, ¿ves por qué yo prefiero ese no con un respeto? Porque detrás de un no siempre tiene que haber una justificación en el caso de la pareja. Mi mujer me lo ha justificado tan simple y llanamente que yo lo entiendo. Que mi mujer me diga que no no significa que ella no tenga ganas, solo que no es el momento.

-Te toca esperar...

-Llegarán seguro pero no en el 2014, y si mi mujer decidiese no tener hijos me quedaría igual con ella. Por supuesto.

DE «MÉDICO DE FAMILIA» Y «AL SALIR DE CLASE», DOS CLÁSICOS DE LA FICCIÓN TELEVISIVA, A UNO DE LOS PROGRAMAS MÁS POPULARES, «PASAPALABRA». ES UN FAN DE LEONARDO DA VINCI

Christian Gálvez PRESENTADOR

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Christian Gálvez: «Soy fácil en todo menos en el amor»