Perdidos en Os Ancares por el GPS

Siete personas de Lugo acabaron en una pista solo apta para todoterrenos


lugo / la voz

Fiarse del GPS tiene sus riesgos. Lo ocurrido en la noche del sábado al domingo en el municipio de Cervantes, en el corazón de Os Ancares, demuestra que a veces hay que tomarse esas recomendaciones con cautela y que vale más preguntar a los lugareños. Siete personas de Lugo fueron a pasar la jornada a esa zona. El regreso se complicó, y acabaron rescatados con intervención de la Guardia Civil, del Grupo de Emerxencias Supramunicipais (GES) de Becerreá y de Protección Civil de Cervantes tras haberse metido con dos vehículos en una pista de tierra que solo vale para todoterrenos.

A última hora de la tarde salieron de Piornedo para volver a Lugo. El itinerario seguido se apartó de lo que sería habitual, como reconocían el alcalde de ese municipio ancarés, Benigno Gómez, y personal de Protección Civil de Cervantes. En lugar de continuar por la vía que enlaza con la carretera Becerreá-Navia de Suarna, se metieron en una pista en la que apenas pudieron avanzar unos dos kilómetros.

La presencia de nieve y de hielo en una pista que ni siquiera en condiciones normales admite el tránsito de cualquier vehículo acabó por hacer imposible el viaje. Aunque la cobertura telefónica presenta algunas deficiencias en la zona, los miembros de la expedición, cuatro adultos y tres niños, lograron informar de sus coordenadas de ubicación, por lo que el 112 pudo activar un dispositivo de emergencias que los sacó de la zona.

Con cadenas

Los expedicionarios pudieron emprender el regreso a primeras horas de la madrugada de ayer tras llegar a la zona un taxi que recogió a parte de ellos. Eso ocurrió unas cuatro horas después del aviso, tras un operativo en el que uno de los coches fue sacado de la pista y el otro se quedó en el lugar. Al vehículo rescatado, un Peugeot, se le colocaron unas cadenas, y así fue empujado durante unos dos kilómetros, hasta volver a la carretera de la que los dos turismos se habían apartado. Sus cuatro ocupantes pudieron continuar viaje.

El otro —que no tenía cadenas, según explicaciones de Protección Civil de Cervantes— se quedó hasta primeras horas de la tarde del domingo y finalmente fue sacado. Pese a lo avanzado de la hora del rescate, se les comentó a los miembros del grupo la posibilidad de ir a Becerreá y ver si algún taller podía facilitarles unas cadenas para poder sacar el coche. Esa opción fue descartada, el turismo se quedó allí hasta ayer y los tres ocupantes regresaron en taxi.

La carretera por la que se llega y se sale habitualmente de Piornedo, perteneciente a la Diputación, quedó reabierta el viernes tras haber estado cortada desde principios de año por un desprendimiento de piedras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Perdidos en Os Ancares por el GPS