Afines a las mareas crean nuevas marcas para recolocarse en la política gallega

Susana Luaña Louzao
susana luaña SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Presentación de la coalición Marea Galeguista
Presentación de la coalición Marea Galeguista XOAN A. SOLER

Fuerzas locales se confederan y nace una nueva entidad: el Partido Galego

27 dic 2020 . Actualizado a las 13:51 h.

Con 310.137 votos y 19 escaños, el BNG dejó noqueadas a todas las demás fuerzas a la izquierda del PSdeG que se presentaron a las elecciones gallegas, y sobre todo, a Marea Galeguista, una coalición de la que formaban parte En Marea, Compromiso por Galicia y el Partido Galeguista, que no logró más que 2.863 votos y que llevó a la primera de las tres fuerzas, que en la anterior legislatura era líder de la oposición, a disolverse. Pero no todos los simpatizantes del nacionalismo gallego de izquierdas están dispuestos a regresar a la casa común del BNG, y ese colectivo se ha quedado huérfano de siglas. Y pese a que la próxima cita electoral -las municipales del 2023- queda muy lejos, algunos ya se están recolocando para hacerse un hueco en el tablero de la política gallega.

Hay, al menos, dos movimientos entre el nacionalismo de izquierdas ajeno al BNG. Por un lado están las mareas municipales que formaban parte de En Marea y que en su día tuvieron que elegir entre la fidelidad a Luís Villares y la apuesta por En Común que lideraba Podemos con el apoyo de Anova. Más de una treintena de esas mareas se sumaron en una confederación de fuerzas locales que se autodefine como «municipalista republicana galega». Por otra parte, antiguos dirigentes y militantes de Compromiso por Galicia constituyeron una nueva entidad, el Partido Galego, que dice enmarcarse dentro del «galeguismo», de la «moderación» y de las «políticas identitarias de Galicia».

Seis días después del 12J

La Confederación de Forzas Locais se constituyó tan solo seis días después de que se celebrasen las elecciones gallegas en las que arrasó el PP. Esa circunstancia, sumada a la crisis sanitaria, llevó a sus promotores a impulsar la política desde el municipalismo con la creación de un ente horizontal y transversal, porque entienden que «nesta situación social límite, o municipalismo real non vai ser alleo ao devir do país e vai recobrar especial protagonismo», y porque «a revolución non virá de ninguén máis que de nós mesmas», dicen en la Declaración de Touro, asamblea en la que se constituyó esta nueva fuerza de la que forman parte concejales de mareas de las provincias de Pontevedra y Ourense y que, aunque todavía no se plantea constituirse como partido político, sí se está pronunciando sobre cuestiones candentes para la sociedad como el impacto de la pandemia, la cobertura de los servicios públicos o la crisis económica.