La Comisión de Exteriores del Congreso abordará el caso del coruñés abatido por la policía filipina

Galicia en Común confía en que el apoyo «unánime» de la Cámara contribuya a aclarar lo sucedido

Diego Bello en la playa de Barrañan
Diego Bello en la playa de Barrañan

Madrid | La Voz

Galicia en Común llevará al Congreso el caso de Diego Bello, el coruñés que en enero falleció en Filipinas a consecuencia de los disparos de la policía filipina. Así lo avanzó este martes el diputado Antón Gómez-Reino, que argumentó que los resultados de las autopsias invitan a pensar en «una ejecución extrajudicial» por parte de las autoridades asiáticas. En febrero de este año, el BNG ya llevó el caso también a la Cámara baja.

El caso fue recientemente archivado en la Audiencia Nacional, pero la Comisión de Derechos Humanos de la ONU concluyó que «la policía filipina disparó deliberadamente a matar».

Tras semanas hablando con la familia del fallecido, el secretario xeral de Podemos en Galicia mostró su compromiso de presentar una batería de iniciativas en las que espera encontrar «el apoyo unánime» de la Cámara Baja. La más inmediata se cocinará en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, el «marco idóneo» para abordar este tipo de cuestiones, de donde confía que salga una «deliberación de apoyo, solidaridad y cariño hacia la familia de Diego Bello» a la que se una todos los grupos políticos. «Es fundamental que se dé luz sobre lo acontecido», afirmó Gómez-Reino.

Las autoridades filipinas sostienen que la policía actuó en legítima defensa y vinculan al empresario coruñés con el tráfico de drogas, algo rotundamente negado por sus amigos y familiares. Diego Bello se asentó en en el 2017 en Siargao, uno de los grandes paraísos de los amantes del surf.

Incógnitas y certezas de la muerte de Diego Bello

alberto mahía
Imagen de Diego Bello practicando surf
Imagen de Diego Bello practicando surf

Las investigaciones revelan que la policía lo asesinó por algún oscuro motivo

El empresario coruñés de 32 años Diego Bello fue acribillado a balazos por la policía filipina a las puertas de su casa el 15 de enero. Las autoridades de aquel país se vanagloriaban de haber abatido al narcotraficante más importante de la isla de Siargao. Pero nadie que conocía a este amante del surf se tragó aquella historia. Ni su familia, ni sus amigos de toda la vida, ni los que había hecho por el mundo, ni los que habían compartido con él su éxito empresarial. Todos sabían que Diego odiaba las drogas y que jamás se metería en negocios turbios. Había que investigar y echar por tierra la versión policial. Y eso fue lo que se está haciendo desde entonces. Lo que va saliendo le da la razón a los que nunca dudaron de Diego y sí de cómo se las gasta la policía del país asiático. El informe de la comisión de Derechos Humanos de Filipinas lo deja muy claro: «La policía disparó deliberadamente a matar». 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Comisión de Exteriores del Congreso abordará el caso del coruñés abatido por la policía filipina