El Gobierno de Feijoo reserva cinco leyes para la recta final de la legislatura

Museos, territorio y crisis demográfica marcarán la agenda parlamentaria del 2020


santiago

La actual legislatura autonómica, la décima, toca a su fin. El próximo 15 de enero arrancará el que va a ser el último período de sesiones del Parlamento, que cuenta ya con una agenda de trabajo muy definida, pues el Gobierno gallego ha reservado al menos cinco proyectos legislativos para la traca final del tercer mandato de Alberto Núñez Feijoo al frente de la Xunta. Si las cosas siguen su curso normal, la Cámara será disuelta en verano para celebrar las elecciones en otoño, pero antes habrá que tramitar leyes como la de los museos de Galicia, la de residuos, la de ordenación del territorio y, si da tiempo, también la de impulso demográfico.

Por lo de pronto, el legislador autonómico ya tiene trabajo en cartera, que son los cuatros textos legislativos remitidos desde el Consello de la Xunta para tramitación. El que lleva más tiempo aguardando es el proyecto de Lei de Ordenación do Territorio de Galicia, un texto que pretende simplificar la tramitación administrativa de los proyectos de ordenación y que está llamada a reemplazar la norma de 1995, impulsada por el entonces conselleiro Xosé Cuíña.

A este documento hay que añadir la ley de residuos y suelos contaminantes de Galicia, ratificada por el Ejecutivo autonómico el pasado 12 de diciembre, así como el proyecto de Lei de Museos e Centros Museísticos, que está llamada a cubrir un gran vacío en Galicia, pues comunidades como el País Vasco o Andalucía ya disponen de normas de esta naturaleza desde el 2006 y el 2007, respectivamente.

Hay que añadir, por último, la tramitación de la Lei de Pesca Continental de Galicia, remitida por la Xunta a la Cámara el pasado 26 de diciembre y que está llamada a regular la pesca extractiva en los ríos, que practican en torno a 40.000 personas en la comunidad. Una de las novedades que incorporará este texto la actualización del régimen de sanciones, con multas que ascenderán hasta los dos millones de euros para los casos más graves de pesca furtiva o de daños en los ecosistemas fluviales.

Todavía hay un quinto documento, muy mimado por el Ejecutivo autonómico y la conselleira de Política Social, Fabiola García, que puede ser tramitada por el Parlamento antes de la convocatoria de las elecciones: la Lei de Impulso Demográfico de Galicia. Se trata de un texto en fase de borrador, incluido en el programa electoral del PP del 2016, que debería ser aprobado por el Consello de la Xunta en enero o a principios de febrero, como muy tarde, para que la Cámara tenga tiempo a tramitarlo antes de finales de junio.

Lo que quedará pendiente

Todavía hay otros textos incluidos en el programa electoral del 2016 que difícilmente podrán ver la luz en este período. Es el caso de las leyes de empleo de Galicia, la de agricultura, la de mediación familiar, la de acuicultura o la de regulación del Panteón de Galegos Ilustres, que incluso alentó el Consello da Cultura Galega elaborando un texto articulado..

Otros borradores están más encarrilados, como son el proyecto de Lei de Mobilidade de Terras o la que regulará el juego y las casas de apuestas, pero los tiempos de tramitación son los que son y posiblemente no puedan ser abordados en el último período de la legislatura.

A mayores, el Parlamento gallego tiene pendientes de aprobar las conclusiones de todas las comisiones de investigación (el accidente de O Marisquiño y la sanidad pública), así como tres iniciativas legislativas populares promovidas directamente con las firmas de los ciudadanos.

El balance del mandato

La X legislatura, la actual, que arrancó en octubre del 2016, es la segunda con más iniciativas registradas de toda la historia de la autonomía gallega, con un total de 54.783, y siete meses todavía por delante para seguir registrado más. Difícilmente se acercará al récord de la VIII legislatura (2009-2012, la primera de Feijoo), con 86.886 iniciativas registradas y 16.000 de ellas presentadas por un único diputado, el socialista Lage Tuñas, para fiscalizar cada uno de los coches oficiales de la Xunta. La tercera legislatura en volumen de producción fue la del período 2012-2016: 46.995.

Las papeletas para las autonómicas gallegas podrán estar listas antes de marzo, pero no implican un adelanto electoral

Juan Capeans

La Xunta adelanta el dispositivo técnico de organización de las autonómicas y encarga la contratación de los servicios para su coordinación

La Xunta ha puesto en marcha la maquinaria electoral de las autonómicos a efectos exclusivamente administrativos, aunque habrá quien arranque alguna interpretación en clave política sobre la fecha que tiene en mente el presidente Feijoo. Con meses de anticipación, el departamento de Vicepresidencia que dirige Alfonso Rueda ha publicado los contratos necesarios para la organización de una cita cuya convocatoria es una prerrogativa exclusiva del presidente Feijoo dentro de los márgenes de cuatro años por legislatura que prevé la ley.

Si por el motivo que fuese el líder autonómico decidiese adelantar las elecciones a la primavera no habría problema para sacarlas adelante porque la resolución de los contratos se conocerá en el mes de febrero. Entre otras cuestiones, estos contratos incluyen la adquisición del material para las papeletas que se llevarán a impresión o la contratación de servicios de todo tipo para la organización técnica de los comicios, así como los recursos humanos y materiales para el dispositivo habitual de la jornada electoral y para el seguimiento de datos e incidencias, incluida la recogida y el recuento definitivo de votos. También habrá contrataciones para otros servicios como el control de la web electoral, el apoyo logístico y de asesoramiento o la documentación para el voto adaptado para los invidentes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Gobierno de Feijoo reserva cinco leyes para la recta final de la legislatura