La borrasca Fabien se retira de Galicia pero aún hay más de 17.000 gallegos sin suministro eléctrico

Las dificultades de acceso a zonas del interior de Lugo y Ourense complican los trabajos para restablecer la electricidad


Los efectos de la borrasca Fabien todavía se dejan notar esta mañana en varios puntos de la comunidad gallega. Penedo do Galo, en Viveiro, volvió a registrar a las 11 de la mañana rachas de 163,9 kilómetros cuadrados, precisamente el alto de la provincia de Lugo que soportó las ráfagas de viento más altas al paso del ciclón que barrió toda Galicia, con especial virulencia durante la jornada del sábado.

En la mayoría de los municipios donde los efectos de la borrasca fueron mayores, se están contabilizando los destrozos. Sobre todo aquellos que se han quedado sin suministro eléctrico. A las 11 horas, Naturgy actualizaba el número de clientes sin servicio eléctrico. De los casi 80.000 casos contabilizados ayer, la principal compañía suministradora reconocía que unos 60.000 gallegos todavía no estaban conectados con la red. Una cifra que se fue reduciendo a medida que transcurrían las horas hasta quedarse en la mitad, 29.500, sobre las seis de la tarde. A última hora del día la compañía cifraba el problema en 17.000 clientes, la mitad en Ourense (8.500). 

Naturgy informaba que aunque ha remitido el temporal, siguen las adversas condiciones meteorológicas, así como las dificultades de acceso a las líneas eléctricas afectadas que complican el trabajo de las brigadas, sobre todo en la montaña de Lugo y Ourense, la provincia más afectada este domingo. Las incidencias siguen afectando a unos 29.500 clientes de toda Galicia. Por provincias: 18.000 en Ourense, 3.000 en A Coruña, 5.500 en Lugo y 3.000 en Pontevedra.

UFD continuará con sus dispositivos desplegados mientras dure la situación meteorológica adversa que está provocando las incidencias en el suministro de electricidad y hasta la progresiva normalización de la red de distribución eléctrica.

La compañía ha desplegado dos helicópteros que se incorporan al dispositivo de más de 170 vehículos y 45 camiones, además de 130 grupos electrógenos con el fin de agilizar la reposición del suministro eléctrico en los casos en que fueran necesarios. También han reforzado los equipos y la plataforma telefónica para atender las incidencias que se puedan producir a lo largo de este fin de semana. 

A medida que transcurre la mañana, la situación de estabilidad caracterizará el resto de la jornada; no así en el mar que los efectos continuarán hasta mañana lunes. 

El balance de daños y avería se acerca ya a las 1.500 incidencias por toda Galicia, según los datos facilitados por 112 Galicia. Desde la medianoche del sábado hasta las 8 horas de este domingo, se contabilizaron siniestros de diversa índole, relacionados principalmente con la caída de árboles y desperfectos en carreteras provocadas por daños en cables de luz y teléfono y postes. Entre los accidentes más aparatosos destaca el ocurrido en Ribadavia cuando un tren que cubría la línea entre Vigo y Barcelona chocó con un árbol caído, sin registrarse daños personales. Debido al impacto, alrededor de las 22:15 horas el tren se declaró en estado de avería, por lo que fue necesario que una máquina de rescate remolcase el tren hasta la estación de Ourense, con los pasajeros a bordo. Las personas completaron el trayecto en autobús.

Por su parte, en los tres aeropuertos gallegos se ha restablecido la normalidad a medida que ha ido transcurriendo la mañana. A primera hora varios vuelos han sufrido retrasos de entre 45 minutos y más de dos horas en Alvedro (A Coruña); con hasta cinco horas de retraso han salido dos vuelos de Lavacolla (Santiago de Compostela) y el avión de Ryanair que debía aterrizar en las pistas santiaguesas sobre las diez de la mañana procedente  de Gran Canaria fue desviado a Oporto. En Peinador (Vigo) el programa de desplazamientos se ha normalizado.

En cuanto a la red ferroviaria, fuentes de Adif han destacado a Europa Press la «normalidad» que «por ahora» presenta la jornada de este domingo después de las múltiples incidencias de este sábado, la mayoría relacionadas con caídas de árboles y otros objetos.

Por su parte, fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT) también han asegurado que toda la red viaria gallega se encuentra en una situación de normalidad. No obstante, siguen apareciendo incidencias de poca importancia en algunas carreteras secundarias por la caída de árboles y otros objetos sobre el firme. La más «importante ahora mismo» se ha producido en el municipio lugués de Baralla, en el tramo de carretera que une la salida 469 de la A-6 con la N-VI.

Allí se ha caído un árbol que ha obligado a cortar el tráfico hasta que se consiga retirar el obstáculo y recuperar la seguridad de la zona para restaurar la circulación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La borrasca Fabien se retira de Galicia pero aún hay más de 17.000 gallegos sin suministro eléctrico