Muerte en Muimenta: «Vivía por e para ela», dice el padre de la pequeña Desi

Tania Taboada
TANIA TABOADA LUGO / LA VOZ

GALICIA

La pequeña Desi Leal posando con su padre en una imagen cedida por José Manuel Leal
La pequeña Desi Leal posando con su padre en una imagen cedida por José Manuel Leal

José Manuel Leal veía a su hija solo dos fines de semana al mes y luchaba para conseguir la custodia compartida

12 may 2019 . Actualizado a las 22:12 h.

Arropado por todos, inmerso en un profundo dolor, impotente, mostrando incontables fotos, vídeos, una casita de cartón que su pequeña había pintado recientemente y una hucha de barro que ambos construyeron el último fin de semana que pasaron juntos, José Manuel Leal nos muestra a su pequeña Desi, la niña de 7 años que hace más de una semana apareció sin vida en extrañas circunstancias en la casa de Muimenta (Cospeito), donde residía con su madre y su abuela.

Cuenta este padre que su mayor ilusión era que llegaran las siete de la tarde de los dos viernes de cada mes que le tocaba estar con su niña para ir a buscarla y disfrutar de ella todo el fin de semana. Añade que sus compañeros de trabajo, conociendo su situación, le mostraron desde siempre su apoyo y, si coincidía que el fin de semana que le tocaba tener a su hija tenía que trabajar, le cambiaban el turno para que pudiese compartir tiempo con ella. Lo recalca y agradece de corazón.

Una vez con su pequeña, explica que solía llevársela a su casa natal de Roupar, en Xermade, donde la esperaban sus abuelos, tíos y primas. «Vivía por e para ela. A miña única ilusión era disfrutar dela o pouco tempo que me correspondía e darlle todo o que podía», asegura este padre, que entre hipoteca, gastos y la pensión a la madre de su niña pasaba dificultades para llegar a fin de mes, según cuenta. «En min nin pensaba. Con tal de que ela tivera todo, xa me chegaba», dice.