En la zona cero de As Neves: «Que fagan algo, pero que o fagan xa!»

Vecinos, empresarios y Concello reclaman ayuda urgente para las necesidades de un término oficialmente catastrófico

Maderas Vidal sobrevive gracias a la generosidad de otras madereras
Maderas Vidal sobrevive gracias a la generosidad de otras madereras

AS NEVES / LA VOZ

El incendio de As Neves dejó dos imágenes icónicas. La primera fue la nave de hierro fundida de Maderas Vial; la segunda, una gasolinera cercada por las llamas la misma tarde del 15 de octubre del 2017. Eloy Alonso es dueño de la maderera junto a su familia. Hoy la nave ya no está y los movimientos de tierra prosiguen para recuperar, algún día, su otra vida. El tiempo, además del disgusto y el susto, deja un pleito aún por resolver con la aseguradora: «Quiso arreglarlo con una cantidad mínima que no corresponde con el contrato. Por ahora no cobramos nada de nada». Mientras, el papeleo y el coste económico que implica siguen disparándose: «Vamos por 100.000 euros».

Eloy tiene claro que la tragedia sufrida despertó un sentimiento común entre los vecinos: «Existe la sensación de que nos olvidaron, de que no se atiende As Neves en su justa medida dada la magnitud de los hechos y las consecuencias. Al final, yo pedí un crédito y voy tirando con la ayuda de otras empresas, pero los montes siguen llenos de madera quemada y sin desbrozar».

María Vázquez y Julio Gil o plantaban cara al fuego o perdían su casa. Y todo eso con una manguera de jardín como mejor aliada. «Lo peor es que la madera talada que teníamos entonces al lado de casa sigue ahí -afirma señalando los lotes-, nadie la retira. Los vecinos apenas han recibido ayudas, en parte por el papeleo que implican y que muchos no saben resolver».

Javier Rodríguez y su familia evitaron que el fuego entrase en su gasolinera
Javier Rodríguez y su familia evitaron que el fuego entrase en su gasolinera

Javier Rodríguez es, con su hermano Felipe, el dueño de la gasolinera que se vio rodeada durante horas por las llamas aquel fatídico domingo. Concluye, tras un año atendiendo a clientes y vecinos: «Seguimos abandonados, la gente cree que As Neves, por ser un concello apartado y pequeño, no recibe las ayudas y atención que necesita dada la magnitud de los daños y el número de afectados».

Xose Manuel Rodríguez, alcalde, reclama ayudas a las Administraciones
Xose Manuel Rodríguez, alcalde, reclama ayudas a las Administraciones

El discurso del alcalde, Xosé Manuel Rodríguez (BNG), aunque sereno y constructivo, también es duro. «Feijoo non cumpriu o prometido. Entre outras cousas, pagar o 50 % dos gastos públicos ocasionados polos lumes, e temos danos en edificios públicos valorados nun millón de euros». Muestra una gran preocupación por la invasión descontrolada del eucalipto y denuncia la falta de un plan para erradicarlo. También reclama más competencias, o que las Administraciones competentes atiendan las necesidades más básicas de As Neves. Aun así, tiende la mano a la Consellería do Medio Rural en concreto, al Gobierno gallego en general. «Propoño que As Neves sexa un exemplo de recuperación, coma un laboratorio dun modelo meditado e autóctono que probe modelos de monte sostible e que non favoreza os lumes. En definitiva, que fagan algo, pero que o fagan xa!», expone el regidor en la plaza del pueblo, mientras desvela la otra gran consecuencia de los fuegos de hace un año: «A falta de árbores que temos, e que aumentará a medida que se retiren máis, implica unha maior intensidade do vento, o que comporta maior perigo para cando chegue o próximo lume, que chegará, sempre o fai, non falla». En As Neves lo saben bien: a las 4.000 hectáreas arrasadas el año pasado, hay que sumar las 1.400 del 2016, lo que implica el 90 % de municipio.

;
As Neves vista desde el cielo: lo que el fuego se llevó Las imágenes aéreas dejan una estampa desoladora del municipio pontevedrés

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

En la zona cero de As Neves: «Que fagan algo, pero que o fagan xa!»