Los detenidos en Vigo dicen que solo se reunían para «peleas de gallos» de rap

El líder de los Betas y dos miembros van a prisión provisional por ser banda criminal


vigo / la voz

El cabecilla y dos supuestos miembros de la banda juvenil latina los Betas, desmantelada el miércoles por la Guardia Civil, ingresaron ayer en prisión provisional como supuestos autores de un delito de organización criminal. Les atribuyen 80 o 100 delitos de robos de móviles, altavoces bluetooh o tablets en Baiona, Vigo y Cangas en dos años, pero estos casos serán juzgados aparte. Negaron ante el juez de instrucción Juan Carlos Carballal, del juzgado número 4 de Vigo, ser una banda juvenil: solo admiten que se conocen de vista sin amistad. Alegan ser cantantes de rap, pues su ropa (gorras de béisbol, camisetas holgadas, pantalones anchos) y gestos son similares.

Alegan que la gente los llama los Betas porque ese es el nombre del grupo de WhatsApp que usan para quedar y salir por la noche. Algunos mostraban sus andanzas en Instagram. Y añaden que los identifican con el bloque 30 por unas escaleras en las que se reúnen para cantar rap y hacer peleas de gallos (retos entre raperos) en el barrio de Fátima, cerca de la estación de Urzaiz. Alguien marcó el territorio con grafitis de coronas de tres picos, típicas de las bandas latinas.

El líder, José Albany R. T., así como Anderlin A. E. V. y Enzo G. ingresaron ayer en A Lama. El cuarto detenido quedó libre con cargos. Es un joven venezolano que vive en Vigo desde hace tres meses con asilo político. Conoció a los Betas por la noche y salió con ellos sin que le exigiesen superar un rito de iniciación. Iba al bloque 30 a cantar rap con otro detenido. A otro sospechoso lo soltaron porque solo se unió al grupo de WhatsApp la noche previa a la redada. La pandilla rodeaba a sus víctimas a la salida de las discotecas o zonas de marcha y les hurtaban el móvil al descuido. En Cangas, un robo acabó en pelea.

El padre de la chica herida quiere que se investigue si la tiraron, y otro denuncia que entraron en su casa por error

Otra sospechosa, la dominicana Anyelín Crisbel E. V., novia del líder, José Albany, y hermana de Anderlín, sigue sedada en coma inducido en la uci del Hospital Álvaro Cunqueiro por las lesiones que sufrió al caer de un balcón durante un registro. Rebotó en el capó de un todoterreno Nissan Pathfinder de la Guardia Civil aparcado abajo. Se fracturó un tobillo y tiene una inflamación por un golpe en la cabeza. Sus padres, Candelario y Cristina, no se separan de ella y solo se ausentaron para despedirse de su otro hijo, preso. El progenitor pide que se investigue la caída de su hija, de fuerte carácter y con una orden de alejamiento de su novio, con el que tenía peleas. Ignoran por qué durmió ella en ese piso, pues, según dicen, la suegra le tenía un «odio mortal». La familia del novio no les avisó de la caída y eso les da «mala espina». Piden que se cite a declarar a testigos que oyeron una riña previa y «vieron gente allá arriba». «Mi hija está grave, quiero que se aclare si fue que ella se tiró, si se cayó o me la tiraron. Ella tenía arañazos en el brazo que no son de la caída», dijo Candelario Espinal. Su esposa añade: «Ella está muy mal, pero estable. Los médicos dicen que está viva de milagro. Algo raro pasó ahí». El vecino de la puerta contigua, el dominicano Manuel Polanco, denunció ayer a la Guardia Civil por irrumpir en su casa por error y sin orden judicial. «Salí de la cama medio vestido y me patearon y tiraron al suelo delante de mis niños», dice.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los detenidos en Vigo dicen que solo se reunían para «peleas de gallos» de rap