Los días de perro tendrán que esperar

El anticiclón de las Azores mantiene ahora mismo una postura discreta y la previsión apunta a que seguirá así varios días

.

redacción / la voz

La canícula hace referencia a la época del año más calurosa. En las latitudes medias, donde se encuentra Galicia, el período transcurre entre el 15 de julio y el 15 de agosto. El origen del término hace referencia a la palabra canis o can que significa perro y que guarda relación con la constelación Can Mayor. Ahí es donde se encuentra Sirio, conocida como la abrasadora, la estrella más brillante que se puede ver en el cielo desde la Tierra.

Antaño las civilizaciones observaban el cielo nocturno para sobrevivir. En las estrellas encontraron un calendario que indicaba cuándo llegaría el calor o el frío. Había por tanto una estrecha relación entre astronomía y meteorología. Por ello, cuando observaban a Sirio tan destacado en el cielo, creían que al calor procedente del Sol se sumaba también el que emitía esa estrella. Si la sensación de calor era agobiante se decía que había un día de perros. En Galicia usamos esta expresión durante los días de lluvias intensas y fuertes vientos, pero lo correcto sería hablar de día de perros en una jornada de altas temperaturas.

De momento, el calor intenso tendrá que esperar. El anticiclón de las Azores mantiene ahora mismo una postura discreta y la previsión apunta a que seguirá así varios días. El sistema de altas presiones está retirado hacia el oeste y no permite que sople el viento del nordés, el encargado de traer el tiempo seco a la comunidad. El anticiclón sigue por tanto con la misma dinámica. No acaba de asentarse en un lugar fijo y su constante movimiento provoca que la meteorología sea muy cambiante, algo que ha estado ocurriendo desde comienzos de la estación. Esto explica además que el verano esté siendo especialmente tormentoso. La presencia del anticiclón favorece que el aire cálido se concentre en superficie, pero en cuanto se aleja un poco, llega aire más frío a las capas altas de la atmósfera. Cuando el aire caliente y gélido se encuentran, nacen las nubes de tormenta, que aparecen con frecuencia en el interior de la comunidad y dejan chaparrones tormentosos.

Para que Galicia pueda regresar a la senda del tiempo estable y de las altas temperaturas, el anticiclón debe ascender hacia el norte. Cuando se sitúa sobre la península ibérica, el cielo queda despejado y además llega el aire cálido procedente del norte de África. Los modelos no acaban de ponerse de acuerdo, pero esto es algo que podría ocurrir a mediados de semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Los días de perro tendrán que esperar