El atestado del incidente de Paula Quinteiro: tres coches con retrovisores rotos, insultos y un «eu son deputada»

«Tedes que saber que eu teño un réxime especial; vou interpoñer unha interpelación parlamentaria pola actuación policial», transcribieron los agentes sobre las palabras de la representante de En Marea


El atestado redactado por la Policía Local de Santiago en la madrugada del sábado revela que tres de los coches estacionados en la rúa Pitelos tenían el retrovisor derecho roto y que otros vehículos presentaban los espejos movidos, sin mayores desperfectos. Eso fue lo que se encontraron los agentes una vez que se presentaron en el lugar de los hechos tras ser alertados por la llamada de un vecino. Sin embargo, previamente y dada la gravedad del caso, los agentes se habían dirigido a un grupo de jóvenes cuyas características se correspondían con la descripción hecha por el denunciante de la llamada, quien había identificado en la pandilla a un joven que vestía una gorra de color verde.

El informe policial revela que, junto a esta persona y dentro de un grupo de otras quince, se encontraba otro joven que llevaba una cerveza, que intentaba golpear el mobiliario urbano y que, al constatar la presencia policial, no solo hizo una peineta, sino que además gritó: «Policía hijos de puta».

En su relato de los hechos, los agentes explican cómo, al intentar identificar a la persona más agresiva, esta no solo se negó, sino que reclamó la intermediación de Paula Quinteiro, quien, según la policía, trató de impedir que los agentes tomasen los datos del joven. Esto es lo que, literalmente, transcriben los agentes sobre lo que dijo la representante de En Marea: «Que facedes? Eu son deputada e estades a interferir no meu labor parlamentario. Vós sabedes o que estades facendo? Estades a secuestrar o meu labor parlamentario e tedes que saber que eu teño un réxime especial; vou interpoñer unha interpelación parlamentaria pola actuación policial». La diputada, en cambio, defendió que, lejos de entorpecer el trabajo de los policías, intentó mediar y así se lo confirmó al propio alcalde compostelano, Martiño Noriega, quien calificó el incidente como «menor» porque así se lo habían trasladado los propios agentes.

Pese a todo, en el episodio de forcejeo con el grupo, un agente de la Policía Local terminó en el suelo, como recoge el atestado. Finalmente, no se produjo ninguna denuncia ni ninguna detención porque no se pudo probar que el grupo de la diputada fuese el que había cometido los actos vandálicos.

Podemos intenta frenar la crisis de En Marea llamando a la unidad

mario beramendi

Santos echa al PP la culpa de intentar «esnaquizarlle a vida a unha rapaza»

Lejos de deslizar mensajes que pudiesen ahondar en la división, Podemos Galicia remó ayer en la dirección contraria y apeló a la necesaria unidad de En Marea para poder ofrecer una alternativa política real al PPdeG. «Sabemos o que nos xogamos», dijo su secretaria xeral, Carmen Santos, quien atribuyó las largas horas de debate del lunes a la necesaria discrepancia de un frente con distintas sensibilidades. Una línea argumental que, en cierto modo, pone más el foco en lo común que en lo propio, aunque sea referida al grupo parlamentario y no al partido instrumental. Esto es precisamente lo que Beiras había demandando tanto a Podemos como a Esquerda Unida en su última reprimenda pública.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
84 votos
Comentarios

El atestado del incidente de Paula Quinteiro: tres coches con retrovisores rotos, insultos y un «eu son deputada»