Sesenta mil personas están inscritas en las listas para trabajar en el Sergas

En un año la cifra ha subido un diez por ciento, y más de 2.500 son facultativos

.

Santiago / la voz

Casi sesenta mil personas se han inscrito en las listas de selección temporal del Sergas para trabajar en algún puesto de la sanidad gallega. Y la cifra no para de crecer, porque hace poco más de un año eran unas 54.000, de modo que el aumento se sitúa en casi un 10 %. Médicos, enfermeros, auxiliares de enfermería, celadores, personal de administración... Estos listados recogen personal de todas las categorías, aunque, como es lógico, no todos tienen las mismas posibilidades de ser llamados por la Consellería de Sanidade.

Según los datos del propio Sergas, la mayoría, más de 28.000, están inscritos en la categoría de administración y servicios y 14.000 son auxiliares de enfermería o técnicos sanitarios. Y aunque la lista es extensa, no todos están en disposición de trabajar. De estos sesenta mil inscritos, 17.883 están en lo que se denomina suspensión de llamamiento. Es decir, son personas que han pedido no ser llamados por diferentes motivos, como estar trabajando en otra Administración o empresa, cuidando a hijos o familiares a su cargo o realizando algún tipo de estudio. Y hay otros 14.000 que trabajan habitualmente como estatutarios temporales mediante contratos eventuales como son los de sustitución o acúmulo de tareas.

Es decir, que en las listas de selección temporal hay actualmente unas 28.000 personas que realmente están aguardando una llamada del Sergas para tener un contrato temporal.

No hay sustitutos

Pero ni habiendo 28.000 gallegos en las listas del servicio público de salud es posible a veces encontrar sustitutos. Sobre todo en determinadas categorías. Médicos de familia, pediatras de atención primaria, enfermeros o matronas son algunas de las especialidades en las que en ocasiones no hay trabajadores disponibles para cubrir las vacaciones de Navidad, Semana Santa o el período estival. En el caso de los pediatras de primaria la situación es conocida tanto por los colegios médicos como por la Administración y los profesionales. De hecho se calcula que se necesitan un 10 % más de facultativos de esta especialidad, lo que obliga a que una de cada diez vacantes esté cubierta por médicos de familia, no por pediatras. En Madrid, por ejemplo, este porcentaje se acerca casi al 50 %.

De los casi 14.000 inscritos en las listas que trabajan con regularidad pero sin tener una vinculación fija con el Sergas, 686 son médicos de familia, 3.666 enfermeros y 2.366 auxiliares.

El incremento en esta lista se debe a que prácticamente no hay motivos para que una persona sea dada de baja. Por ejemplo, alguien que se haya inscrito en el Sergas y ahora trabaje en una empresa privada, aunque sea de forma estable, puede seguir en este listado. Los tres únicos motivos por los que el Sergas expulsa a estos trabajadores son que el propio interesado lo pida, que haya aprobado la oposición o que ya tenga edad de jubilarse.

La temporalidad y la encadenación de contratos ha sido una de las principales críticas a la Administración sanitaria. Y más después de que la Justicia europea lo dejase claro: no pueden encadenarse contratos temporales durante años. Este fallo y otros que se han producido en Galicia han llevado al Sergas a poner en marcha un plan de estabilidad para reducir del 8 al 5 % el porcentaje de personal eventual y subir en seis puntos el fijo. Este plan incluye crear entre este año y el que viene 800 interinidades. El 1 de abril ya se plasmaron 438 de estos puestos que cubrían servicios determinados, mientras que en este segundo semestre del año se crearán otros 204. En el primer trimestre del 2018 se estabilizarán 200 puestos más.

El plan no es la solución para sindicatos o asociaciones de facultativos como Afeaga, que aseguran que se siguen haciendo contratos de lunes a viernes, medias jornadas para sustituir una completa o nombramientos a un trabajador temporal para lo que se conoce como acúmulo de tareas cuando el nombramiento reglamentario es de sustitución.

El ministerio propone incentivar a los MIR para cubrir las plazas que menos se solicitan

Consejeros y Ministerio de Sanidad celebraron en Madrid una reunión del Consejo Interterritorial en la que se abordó uno de los principales problemas de los servicios públicos de salud: el déficit de médicos, sobre todo de algunas especialidades como pediatría. En la reunión, la ministra propuso que una de las soluciones a este problema sea incentivar a los MIR para que una vez acabada su residencia vayan a ejercer su especialidad en las plazas de aquellos lugares que más cuesta cubrir. Estos incentivos se incorporarían con la modificación del real decreto que regula la relación laboral de los residentes MIR, contemplando desde incentivos económicos a incentivos de duración de contrato.

Los responsables sanitarios acordaron crear un grupo de trabajo que en el 2018 tendrá listas las primeras medidas para paliar el déficit de facultativos. El conselleiro de Sanidade, Vázquez Almuíña, recordó que Galicia ya está trabajando en este sentido al autorizar las prórrogas de jubilación y reclamar la acreditación de 20 nuevas plazas de formación EIR y MIR de forma ágil. Otra de las soluciones a la escasez de pediatras y médicos de familia es, según Almuíña, la modificación de la asistencia sanitaria a este nivel, dando un mayor papel a la enfermería, y no se olvidó de reclamar la creación de una comisión que modifique la ley de incompatibilidades por resultar anacrónica.

Votación
6 votos
Comentarios

Sesenta mil personas están inscritas en las listas para trabajar en el Sergas