«El eucalipto está al límite de su expansión»

La ordenación de los montes es clave para reducir el riesgo de fuegos en Galicia. Cinco expertos en regeneración forestal contestan a las dudas

;
¿Ardería lo mismo sin eucaliptos? Los vídeos de un técnico de la comunidad De Montes de Coruxo se han hecho virales. Enseña cómo el efecto de las llamas no es el mismo en castaños o carballos.

Redacción / La Voz

Estudiar cada zona quemada y usar técnicas de protección del suelo son las medidas urgentes a adoptar en los montes gallegos arrasados por la ola de incendios. Pero también los expertos apuntan a la necesidad de ordenar los montes y evitar una mayor expansión del eucalipto. Está al límite y ha desbordado todas las previsiones.

Ahora que los montes están arrasados surgen las preguntas. La primera, y principal, cómo se debe actuar en las zonas que han quedado calcinadas. Cinco expertos en regeneración forestal contestan a las incógnitas.

¿Qué hay que hacer con los bosques calcinados tras esta ola de incendios?

 Francisco Díaz Fierros, catedrático emérito de la USC

Depende de la zona. Si es un espacio de interfaz urbano forestal, lo más acertado sería crear perímetros de protección sin árboles en el contorno de las viviendas. Si es una zona de vocación agrícola o ganadera, habría que restituir este uso y si es forestal, repoblar de nuevo. El problema de la especie arbórea a utilizar va a depender de la política forestal del momento, si la titularidad es privada o mancomunada, etc. En todos los casos deben tenerse en cuenta la erosión del suelo y el arrastre de cenizas. En Galicia, se ensayaron con éxito medidas de prevención. Son medidas caras que deben dirigirse solo a aquellas zonas con mayores riesgos.

Serafín González, presidente de la Sociedad Galega de Historia Natural

Evaluar la situación del terreno para decidir si es necesario intervenir y priorizar las zonas de actuación. En un mismo incendio, los daños en la vegetación y en los suelos son muy variables.

Javier Silva, doctor en Biología y profesor de Silvicultura

Primero hay que hacer una evaluación del daño. Hecho esto, se pueden empezar a realizar trabajos de protección del suelo y obras hidrológico-forestales. El rebrote de la vegetación natural es fundamental, por lo que cualquier labor de recuperación pasa por la conservación de la misma.

Antonio Rigueiro, director de la Estación Científica de O Courel

Lo prioritario a corto plazo es prevenir la pérdida de suelo por erosión.

Rosa Mosquera, presidente de la Federación Europea de Sistemas Agroforestales

En primer lugar, emplear las técnicas para que se proteja el suelo y evitar procesos de erosión. A continuación, favorecer el establecimiento de una cubierta vegetal lo más parecida a la destruida. Debemos empezar por especies anuales adaptadas a la zona, que se establecen rápidamente como son los cereales o el raigrás italiano, que son poco persistentes y permiten con posterioridad que se instalen las especies naturales adaptadas a las zona. En los grandes incendios, deberían añadirse semillas de zonas próximas que no hayan ardido, para favorecer el proceso de recolonización.

¿Es bueno esparcir semillas o es mejor que la repoblación sea natural?

Francisco Díaz Fierros

Si se utilizan para recuperar una vegetación herbácea protectora de la erosión son muy necesarias. En esto hay polémica, ya que las especies que crecen más rápido son ajenas a los ecosistemas tradicionales y suponen una cierta contaminación biológica. Si queremos regenerar los ecosistemas con eficacia habría que tolerarla. Otro caso sería que la zona quemada estuviera protegida ecológicamente, en donde se debería evitar.

Serafín González

En las zonas de riesgo grave de erosión es recomendable adoptar medidas de protección del suelo, como la siembra de plantas herbáceas. Lo ideal es emplear especies silvestres autóctonas, pero son difíciles de conseguir. Como alternativa, se pueden emplear semillas de cereales (centeno, trigo de invierno), a ser posible de procedencia local. Se desaconseja el empleo de semillas empleadas en los prados y pastos artificiales.

Javier Silva

2 Va a depender de la época y del material que se use. Tras los incendios se forma una especie de tupe sobre el suelo que dificulta el arraigo de semillas y facilita que las lluvias las arrastren. Se evitarán las semillas alóctonas, de otras zonas del territorio.

Antonio Rigueiro

En algunos casos se recomienda sembrar especies arbóreas de rápida germinación para que cubran rápidamente el suelo y mitiguen el problema de la erosión. Estas técnicas son cuestionables, especialmente en espacios protegidos, porque estamos introduciendo flora ajena a los ecosistemas naturales y aunque sean especies anuales puede producirse la autosiembra, a no ser que sus semillas no sean fértiles. Desde mi punto de vista, debería aplicarse esta técnica sembrando especies de la zona incendiada.

Rosa Mosquera 

Siempre bajo la supervisión de un técnico Si hay falta de disponibilidad, deberíamos considerar otras estrategias poco persistentes en el tiempo.

La lluvia puede provocar la erosión del suelo, ¿es peligroso el efecto lava?

Francisco Díaz Fierros

El espacio forestal pierde un recurso escaso y su recuperación puede alcanzar los miles de años. Supone también pérdida de fertilidad y si alcanzan la zona litoral, generan problemas de supervivencia de los moluscos.

Serafín González 

Es perjudicial para el suelo quemado, lo empobrece. En los cursos de agua pueden provocar cambios bruscos del PH, así como turbidez. Además, las cenizas pueden contener niveles altos de elementos tóxicos.

Javier Silva

Si el régimen de lluvias sigue como hasta ahora, los arrastres pueden ser reducidos, lo que la afección a ríos y zonas costeras será baja.

Antonio Rigueiro

Sobre todo, si están en pendiente. No solo se pierde suelo que tardará mucho -seguramente siglos -en volver a formarse, además se pueden inundar y enlodar pueblos y se contaminan aguas de arroyos, ríos, embalses, manantiales...

Rosa Mosquera

Sí, mucho. Se altera el ciclo de nutrientes de la zona quemada. Las condiciones físicas del suelo también se ven afectadas, generándose en algunas áreas ciertas costras en las que la germinación de las semillas se ve muy limitada y aumenta el riesgo de erosión.

¿Es el eucalipto malo para los montes de Galicia o no? ¿Por qué?

Francisco Díaz Fierros

No es ni buena ni mala, depende de cómo se maneje. Hay masas eucaliptales mal gestionadas y otras bien adaptadas. Un monte desordenado y abandonado es siempre más proclive al incendio que otro mejor tratado y que da rendimientos económicos. En cualquier caso, es una especie que arde fácilmente.

Serafín González 

No origina los incendios, pero facilita su propagación y dificulta su extinción.

Javier Silva

4 No es ni bueno ni malo. Se utiliza fundamentalmente en la obtención de pasta de papel en terrenos con baja productividad. Además, al crecer mucho más rápido, favorece a largo plazo el desarrollo de una cubierta orgánica que facilita la introducción de especies más exigentes en riqueza y fertilidad del suelo. También son especies pirófitas, caracterizadas por su resistencia al fuego o por su adaptación.

Antonio Rigueiro

La producción forestal maderera de Galicia está muy poco diversificada y se concentra en especies de crecimiento rápido. En Galicia, el 98 % del terreno forestal es privado y los propietarios prefieren los eucaliptos frente a otras especies. Si no se introduce algún criterio de ordenación, existe un gran riesgo de expansión desordenada de las masas de eucaliptos por la Galicia interior, como ya ocurrió en muchas comarcas costeras.

Rosa Mosquera

No hay especies malas ni buenas. El eucalipto es una especie invasora y como tal, altera el funcionamiento de los ecosistemas gallegos. También favorece que la vegetación del sotobosque seque antes, lo que aumenta el riesgo de incendio. Además, el nivel de agua de las hojas de especies autóctonas es superior a la del eucalipto, lo que hace que la propagación del incendio en estas sea mayor.

¿Existe un exceso de eucalipto en nuestra comunidad?

Francisco Díaz Fierros

Creo que se está llegando al límite de una expansión razonable. Una superficie forestal excesiva, que supere el millón y medio de hectáreas, sería ya muy difícil de gestionar. Es muy importante definir los espacios más apropiados para el eucalipto. Es una especie muy poco exigente en nutrientes, por lo que es excelente para determinados espacios. Consume bastante agua, por lo que habría que cuidar su posible interferencia con los recursos hídricos y debería evitarse en tierras con vocación agrícola o ganadera.

Serafín González

 Sí, sin duda. Las previsiones del Plan Forestal están ampliamente desbordadas. Deberían paralizarse ya las nuevas plantaciones y una reducción progresiva de las existentes.

Javier Silva

Para saber si hay exceso de eucalipto hay que conocer la demanda del mismo en el mercado. El actual ritmo de plantación de eucaliptos, independientemente de que se ocupen áreas que no debieren ser utilizadas para ese fin, puede llevar a una oferta muy alta dentro de 15 o 20 años, con la consiguiente bajada del precio de compra y el desánimo de los propietarios.

Antonio Rigueiro

De los 1,4 millones de hectáreas que hay en la comunidad, los eucaliptos se extienden a lo largo de casi 288.000 hectáreas y en otras 125.000 hectáreas crece el pino mezclado con el eucalipto. Las masas puras de eucaliptos se han incrementado un 65 %. Urge diversificar la cubierta forestal arbolada y prestar más atención a la producción de maderas de calidad, que importamos cuando podríamos producirlas aquí.

Rosa Mosquera

Quizás está mal situado, ya que es una especie de crecimiento elevado que seca rápidamente y posee aceites que son inflamables. Si la introducimos en zonas en las que se puedan dar períodos prolongados de sequía, parece que la probabilidad de incendios será elevada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«El eucalipto está al límite de su expansión»