Galicia encadena dos años seguidos de más emigración que llegadas

En el 2014 se fueron 30.000 personas y 204.000 desde que empezó la crisis


vigo /la voz

Durante cada día del año pasado 83 personas dejaron sus hogares en Galicia para instalarse en algún otro punto del Estado o en otro país. En total fueron 30.154 los que se marcharon, una cifra muy similar a la que se registró en el 2013, ya que ahora emigró un residente menos por jornada. Pero la relevancia del nuevo balance migratorio de Galicia la otorga el haberse hecho sensiblemente negativo al convertir en tendencia que la emigración que sufre la comunidad sea ya mayor que el número de personas que llegan de fuera.

Por segundo año consecutivo la fuga de residentes es superior al volumen de altas, situación que no se había dado en Galicia desde el 2002, año en el que el Instituto Galego de Estatística comenzó a procesar los datos de los movimientos migratorios en la comunidad.

Durante el 2014 fueron 30.154 los residentes que se fueron a vivir más allá de los límites de Galicia, mientras que fueron 27.875 las personas que desde fuera eligieron alguna localidad gallega para iniciar una nueva etapa en sus vidas. El saldo migratorio se convirtió así en negativo en 2.279 personas, como un año antes había sido de 2.833. Ese balance había alcanzado su cota más alta pero en positivo -es decir más entradas que salidas- justo antes de que arrancase la crisis, cuando en el 2007 el resultado de dicha cuenta fue de 19.583 a favor de la incorporación de nuevas altas al censo de residentes en Galicia. Desde que explotó el escenario económico son 204.033 los residentes en Galicia que se han marchado a otro lugar a vivir, mientras que fueron 240.130 las personas que decidieron asentarse en alguna localidad gallega procedentes del extranjero o del resto de España.

Cambio de tendencia

Pese a que en el último año se repite la tendencia negativa del ejercicio anterior de más emigración que inmigración, el análisis de las marchas de la comunidad depara una notable diferencia entre ambos períodos: se ha recuperado la captación de residentes del exterior.

En el 2013 el saldo migratorio gallego fue negativo, fundamentalmente porque fueron casi 2.500 personas más las que partieron hacia otros países que los que llegaron del extranjero. En el 2014 el escenario fue diferente, al llegar 85 inmigrantes más de otros países que los que desde Galicia se fueron más allá de las fronteras españolas. Fue la emigración a otras autonomías la que mantuvo la tendencia negativa, al ser 2.364 más los que se marcharon a otros puntos del resto de España que los que llegaron de ellos.

Más salidas de mayores

Establecida con claridad la nueva tendencia a la emigración de los gallegos, el análisis migratorio que dio a conocer ayer el IGE apunta a que esta nueva oleada hacia el exterior se caracteriza por un aumento de los contingentes de grupos de edad de más de 30 años. Si en el 2002 los que tenían entre 30 y 54 años representaba al 39 % de los que emigraban, ahora ese grupo ha subido hasta el 46,4 %. Aún más notable es la evolución de los mayores de 55 años, que en el primer año de referencia del instituto estadístico apenas alcanzaba al 1,6 % de los que abandonaron Galicia para convertirse ahora en el 17 % de los que se van.

¿Y a dónde emigran? Dentro de España, Madrid es el primer objetivo y Canarias el segundo, aunque en el caso de las islas solo para los gallegos, ya que para los residentes en la comunidad que cuentan con pasaporte extranjero lo es Cataluña.

Madrid, Cataluña y Canarias son también los mayores aportadores de inmigrantes a Galicia, en gran medida de retornados que probaron en dichas comunidades suerte laboral o formativa. Analizando precisamente el camino de vuelta de la inmigración en su conjunto, destaca en ese campo el papel de Venezuela, al llegar de dicho país el mayor contingente de retornados de cuantos se registraron el año pasado, 719 en total, a los que se suman otros 334 con pasaporte extranjero, en su mayoría descendientes de anteriores generaciones de la emigración gallega del siglo pasado. Durante los dos ejercicios precedentes llegaron también de dicha república sudamericana 1.410 personas entre españoles y emigrantes con nacionalidad venezolana.

Más retornados

El segundo punto de partida desde el exterior hacia Galicia es Suiza y el tercero México, en ambos caso con el mismo componente de inmigración de retorno como elemento determinante en ese flujo de altas consignadas en la comunidad en el último año.

La inmigración registrada desde otras comunidades hacia Galicia ha disminuido desde el principio de la crisis un 22,4 %, mientras que la llegada del extranjero ha bajado en otro 53 %, lo que se refleja en una caída global en las entradas de un 37,6 %.

La emigración acumula en cambio un aumento del 12 % desde el 2008, resultado de un crecimiento de apenas dos puntos en las partidas hacia otras comunidades y de un 38,5 % en cambio en lo que se refiere a las salidas hacia otros países.

Los focos de la emigración

Vigo con 3.265 personas que partieron fuera de Galicia y A Coruña con otras 2.830 son los dos principales focos de emisión de emigración, pero más allá del volumen que aportan las ciudades por su mayor censo, destacan sobre todo casos como el de Verín, de donde salieron fuera de la comunidad 696 de sus vecinos, como de Oleiros 504 y de Ames y Marín 413.

Visto desde el punto del vista del saldo migratorio, este solo es positivo en 126 de los 314 ayuntamientos gallegos, partiendo en el resto más gente a la emigración que las altas captadas en la inmigración. A Coruña es la localidad que presenta el mejor balance, con 492 nuevos residentes a mayores, seguida de Oleiros 191; Vilardevós 179; Culleredo 130, y Barbadás 100.

En el extremo contrario, los peores saldos se registran en Verín, Redondela, Marín, Ourense, Sanxenxo y Vilagarcía.

A Coruña es la urbe que más vecinos atrae del resto de la comunidad

En los últimos 22 años se han instalado más vigueses en A Coruña que coruñeses en Vigo. En ese tiempo fueron más los pontevedreses que se mudaron a Vigo que los ourensanos que tomaron ese camino hacia la ciudad olívica, rompiendo así un tópico instalado desde los años sesenta en la relación residencial entre las dos ciudades del sur de Galicia. A Coruña ha sido en esos dos decenios el mayor aportador de residentes a Ferrol, Santiago y Lugo, mientras que Vigo lo ha sido de Pontevedra y Ourense.

En el último año han sido 60.521 los residentes en Galicia que han cambiado de municipio sin dejar la comunidad. Dicho fenómeno de la emigración interna ha movido de domicilio a 1,2 millones de personas, siendo desde principios del presente siglo cuando se supero la cifra de 50.000 traslados anuales y ya no se ha vuelto a descender de dicho nivel.

A Coruña es la localidad más beneficiada por el fenómeno migratorio interno, en tal magnitud que ese tipo de altas casi alcanza desde el año 2002 el volumen de su censo actual, al sumarse por dicha vía 218.947 altas. Vigo es la segunda urbe de mayor atracción, con 134.214 vecinos procedentes de otras zonas de Galicia, mientras que Santiago, tercera, no se queda mucho más atrás al captar 96.715. Lugo y Pontevedra son las que menos inmigración gallega absorben.

Como dato indicativo de los movimientos interiores, el mayor flujo de migración interior de las ciudades se produjo el año pasado hacia villas de entre 20.000 y 50.000 vecinos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Galicia encadena dos años seguidos de más emigración que llegadas