Juzgado en Vigo por enviar al móvil de su exnovia 280 mensajes que se autodestruían al leerlos

«¿Qué haces despierta a esta hora?». Otro día, le puso «cariño, esto es seguro, no me pillarán», o le mandaba fotos de su hijo común, que ella tutela


vigo / la voz

Un policía local de Madrid fue juzgado ayer en Vigo por, supuestamente, acosar a su exnovia y enviarle 280 mensajes por móvil en un mes y que se autodestruían segundos después de que la víctima los abriese y leyese. Lo hacía a través de la red social Telegram, parecida al WhatsApp. Las letras se borraban a medida que pasaban por la pantalla para no dejar rastro de su exnovio, que tenía vigente una orden de alejamiento en Madrid en el 2014 aunque su expareja se mudó a Vigo. Según la denunciante, él descargó esa aplicación en el móvil de ella, que no sabía cómo funcionaba ni cómo bloquearla. Una noche, a las dos de la madrugada, le llegó un mensaje que decía: «¿Qué haces despierta a esta hora?». Otro día, le puso «cariño, esto es seguro, no me pillarán», o le mandaba fotos de su hijo común, que ella tutela. El contenido se autodestruía pero la denunciante sacó fotos que llevó al notario. Y descubrió que su expareja tenía vinculados 3 correos electrónicos a su móvil «y desde cualquier ordenador él podía entrar en mi teléfono y hacer lo que quisiese. Me tenía vigilada y tardé en denunciar por miedo a enfadarlo más».

El juicio se celebró ayer en el penal número 1 de Vigo. La Fiscalía pide 9 meses de cárcel por quebrantar el alejamiento. M.A.F.M. se declaró inocente, aseguró que ella lo incitaba a hablar en chats privados y que Telegram generaba mensajes automáticos que tardó un mes en bloquear. Dice que la denuncia coincide con el fracaso de las negociaciones civiles de su ruptura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Juzgado en Vigo por enviar al móvil de su exnovia 280 mensajes que se autodestruían al leerlos