Nadie va a misa en Conforto

Los vecinos hacen el vacío al párroco, que acude a diario al santuario


a pontenova / la voz

La polémica reparación de la imagen de Nosa Señora, en el santuario mariano de Conforto, en el municipio lucense de A Pontenova (2.615 habitantes), es solo el barniz de un conflicto más profundo, del enfrentamiento de feligreses con el párroco, Xosé Anxo Fernández, que desde hace aproximadamente un año atiende la mayoría de parroquias pontenovesas. «Cura dimisión», reza una pancarta colgada frente al santuario. Mientras el Obispado sigue apelando a la calma, defiende al sacerdote frente a las más de 1.100 firmas recogidas solicitando su cambio, la respuesta de la mayoría del pueblo ha sido hacerle el vacío y no acudir a misa.

Xosé Anxo Fernández, por indicación del Obispado, guarda silencio y sigue actuando como si nada hubiese pasado. Pero el vecino que guarda las llaves de la iglesia aseguró que esta semana el párroco no ofició dos misas vespertinas porque nadie asistió. «Non é que a diario antes foran moitas, pero iso nunca pasara», manifestó. Añadió que otros dos días solo lo hicieron una y dos personas, de fuera de la parroquia. Sí misó para ellos.

En Conforto preparan más protestas para el domingo. Colgarán pancartas y apelarán a que no se entre en la iglesia: «O outro día xa houbo un funeral e a maioría da xente non entrou», aseguró Juan Cancelas, presidente de la asociación constituida en el pueblo a raíz de la polémica.

Mientras tanto, técnicos de Patrimonio, acompañados por el párroco y por un representante del Obispado, visitaron el santuario para inspeccionar la talla de Nosa Señora. Su dictamen no se conocerá hasta la próxima semana, pero todo apunta a que la talla no ha sido cambiada, y que solo fue reparada, tal y como sostuvo desde el primer momento el párroco de Conforto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Nadie va a misa en Conforto