Un simulacro testará los drones ante un «Prestige»

Las Rías Baixas albergarán en los próximos meses un ensayo de prevención de catástrofes marítimas

Técnicos de Portos tomaron parte en el ejercicio celebrado hace unos meses en Shannon.
Técnicos de Portos tomaron parte en el ejercicio celebrado hace unos meses en Shannon.

pontevedra / la voz

Son el gadget del momento. Su fama no es precisamente la mejor de todas por su utilización con fines bélicos, pero su potencial es enorme. Son los drones, aparatos no tripulados con los que se empieza a experimentar para algo más que hacer la guerra. Las Rías Baixas, sin ir más lejos, acogerán en los próximos meses un simulacro de prevención de catástrofes marítimas en el que estas máquinas jugarán un papel determinante.

Portos de Galicia trabaja ya en la organización de este ejercicio que se enmarca en el programa Netmar, una iniciativa comunitaria centrada en la lucha contra la contaminación marina en la que participan entidades de siete países europeos. La encomienda le llegó al organismo autonómico después de que varios de sus técnicos participasen en abril pasado en un simulacro en el estuario de Shannon, en Irlanda. En aquella ocasión se representó un vertido de hidrocarburos al mar debido a la colisión de un buque contra las rocas, algo así como lo ocurrido en diciembre de 1992 frente a la torre de Hércules con el accidente del Mar Egeo. La participación de los drones en el ejercicio de Irlanda resultó todo un éxito, pues el avión no tripulado pudo captar imágenes muy precisas del lugar del accidente pese a que reinaban unas condiciones meteorológicas muy malas, con fuertes vientos que dificultarían, por ejemplo, la utilización de aeronaves tripuladas.

Paralelamente, drones submarinos realizaron filmaciones bajo el agua de lo que estaba ocurriendo -remitiendo la señal en tiempo real- y un vehículo operado a distancia ejecutaba maniobras de aproximación e intervención en el buque encallado. Aparatos como estos estarán presentes en el simulacro que diseña Portos, de forma que puedan ofrecer datos muy aproximados sobre aspectos como la dimensión del vertido, las condiciones de la embarcación en peligro... Datos que habrían sido de gran valor, por ejemplo, en noviembre del 2002 durante los primeros días de la catástrofe del Prestige. Por lo que respecta a la localización del ejercicio, por el momento no está decidido, pero «muy posiblemente será en la ría de Arousa», según explican desde Portos.

En cada uno de los simulacros realizados hasta la fecha en el marco del proyecto Netmar, que cuenta con financiación de los fondos Feder, se han utilizado drones de distintos países, cada uno con utilidades y aplicaciones específicas. La aportación española ha sido un helicóptero no tripulado que ha resultado de enorme utilidad en los ejercicios de accidentes marítimos, pues es el mejor preparado para trabajar en condiciones adversas. El aparato puede volar con vientos de hasta cien kilómetros por hora, un escenario que para nada es extraño cuando se trata de reaccionar ante una catástrofe marítima, casi siempre rodeadas de inclemencias meteorológicas.

A raíz de su participación en el proyecto Netmar, y de la asistencia a simulacros como el de Shannon, Portos de Galicia trabaja ya en la implementación de los protocolos obtenidos a partir de las distintas maniobras. Algunas de esas mejoras serán testadas en las Rías Baixas.

Votación
5 votos

Un simulacro testará los drones ante un «Prestige»