El recurso de la desilusión

P. González / María Conde REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Un voluntario descansa tras retirar fuel en la costa de O Grove en diciembre del 2002.
Un voluntario descansa tras retirar fuel en la costa de O Grove en diciembre del 2002. vítor mejuto

Las partes reflexionan sobre la casación en el Supremo, lo que genera un serio debate en Nunca Máis. El alto tribunal apenas la admite a trámite cuando la sentencia es absolutoria

16 nov 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Solo la modesta asociación ecologista Arco Iris ha dado un paso adelante, muy firme, para embarcarse en la dudosa empresa del recurso de casación ante el Tribunal Supremo por el caso Prestige. Los demás se lo piensan mucho, pues son conscientes de que el alto tribunal apenas acepta recursos en casación de sentencias absolutorias. La admisión a trámite, además, se hizo más compleja desde que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo alertó de que en algunos recursos se estaban cambiando los hechos, algo que no se puede hacer. Se trata de un recurso complejo en el que habría que encajar los hechos probados de la sentencia de la Audiencia Provincial en otra interpretación. Y eso es muy difícil.

Algunos de estos argumentos se manejaron en una reunión reciente de Nunca Máis, en la que se optó por no presentar recurso. No solo por las cuestiones técnicas, sino para evidenciar la desconfianza en la Justicia. Pero otros sectores del colectivo no están de acuerdo y creen que la plataforma debe llegar hasta el final en la búsqueda de responsabilidades. Habrá un pulso entre ambas sensibilidades, pero parece que hay simpatizantes que no quieren quedarse atrás una vez que vieron que Arco Iris se ha decidido.

También la Abogacía del Estado y la Fiscalía estudian el encaje de su recurso en las particulares características jurídicas de la casación. Los fiscales del Supremo son expertos en estas lides y es probable que su opinión sea tenida muy en cuenta. El gabinete jurídico de la Xunta está en contacto con el ministerio público y los letrados de la Administración central para ver las posibilidades de un eventual recurso. Hay quince días de plazo.