La fuerte corriente alejó a la víctima de la costa


Aunque anunciaban lluvias, el sábado por la tarde hizo un día de verano. Tanto como para que dos jóvenes coruñesas, de 17 y 20 años, decidiesen darse un chapuzón en la playa de Santa Cristina, en el municipio de Oleiros, mientras otros dos amigos, un chico y una chica, las esperaban tumbados en la toalla.

Se adentraron en el agua por las rocas, en una zona donde son visibles los carteles que advierten sobre el peligro de la pleamar, pero el agua estaba como un plato y nada hacía pensar en que podrían surgir problemas dentro de la ensenada. La corriente, sin embargo, era fuerte y las alejó de la costa. El cansancio, la baja temperatura del agua y la ansiedad menguaron las fuerzas de las dos jóvenes. Una comenzó a gritar pidiendo socorro y, como el viento soplaba hacia la playa, enseguida la oyeron en la orilla.

Dos bañistas se adentraron en el agua para intentar salvarla. Se dio la feliz coincidencia que uno de ellos era Alberto González Ortega, profesor de Salvamento Acuático en Madrid, que se había saltado una de las conferencias del congreso internacional de socorrismo que se celebraba en las instalaciones de INEF-Galicia. Con el apoyo del otro bañista y la tabla de un surfista que estaba en ese momento por la zona consiguió poner a salvo a una de las chicas. La joven, de 20 años, enseguida se dio cuenta de que su amiga, de 17, había desaparecido. Para entonces otro bañista ya se había adentrado en el agua con una piragua y poco tiempo después localizaba el cuerpo de la otra joven semisumergido. Las zódiacs del Grupo Municipal de Emergencias y Protección Civil de Oleiros trasladaron a la menor hasta la orilla pero no consiguieron reanimarla. Según explicaron técnicos de salvamento, lo peor en estos casos es intentar volver a la orilla nadando contra corriente. Lo mejor es hacerlo en diagonal e intentar pedir auxilio. «Es importante mantener la calma. Tarde o temprano alguien te verá. Si no, agotas tus fuerzas y te acabas hundiendo», explicó Juan Suárez, coordinador del Grupo Municipal de Emergencias y Protección Civil de Oleiros. De hecho, si las dos jóvenes se hubiesen dejado llevar por la corriente esta las hubiese llevado de nuevo a la orilla, como hizo con la piragua que participó en el salvamento.

El psicólogo Enrique Parada atendió a los muchachos tras la tragedia: . «Estaban muy afectados -explicó-, tenían reacciones cambiantes: angustia, rabia, culpa, negación... Intenté prepararlos para lo que iba a pasar en las horas siguientes»

El funeral de Ángela Gómez Deus, de 17 años, se celebrará hoy a las 16.45 horas en la iglesia de San Lorenzo de Villarraso, en Aranga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

La fuerte corriente alejó a la víctima de la costa