Una joven desaparece en Vigo cuando regresaba a casa tras hacer deporte

Miriam García
M. G. VIGO

GALICIA

Los investigadores manejan la hipótesis de un accidente, aunque sin descartar un secuestro Todos buscan a Déborah. Nada se sabe de la joven viguesa que desapareció el martes cuando volvía a casa tras hacer «footing». No llevaba dinero ni documentación y los investigadores trabajan en la hipótesis de que haya sufrido un accidente, aunque el secuestro no está descartado. La búsqueda se centró ayer en el litoral, entre Samil y Alcabre.

02 may 2002 . Actualizado a las 07:00 h.

Déborah Fernández Cervera (22 años) desapareció sobre las ocho de la tarde del martes, tras hacer deporte con su prima Nuria. La familia descarta una huida voluntaria porque vestía una sencilla ropa deportiva y no llevaba documentación, dinero ni tarjetas de crédito. La muchacha se despidió de su prima en el puente de la desembocadura del Lagares, a unos tres kilómetros de su casa, situada en el edificio del restaurante Puesto Piloto, de Alcabre. Su intención era regresar haciendo footing y alquilar una película de vídeo. Déborah mide 1,65 metros de altura. Es morena, tiene el pelo largo y ligeramente rizado, y los ojos castaños. Antes de desaparecer, la muchacha vestía un pantalón de chandal ajustado de color azul, una sudadera verde oscura y unas zapatillas blancas Reebook. La única pista que ha sido verificada hasta ahora por la policía es el testimonio de dos personas que vieron a la joven corriendo poco antes de la desaparición, frente a las obras del Museo del Mar de Alcabre. Ayer, el despliegue fue importante. Policía, Guardia Civil, Protección Civil, buceadores, perros de salvamento, vecinos, familiares y amigos rastrearon las zonas por las que pudo haber pasado la joven. Buscan alguna huella de su presencia, que pueda explicar lo que pudo haber pasado la tarde-noche del martes.