«Todos nuestros ídolos son gente que siempre ha ido a su bola»

carlos crespo

FUGAS

Presumido ha conquistado el universo (pop) desde una casa del rural de Ponteareas. Su disco, vibrante e intenso, ha arrasado en los ránkings de lo mejor del 2019. Este viernes lo presentan en A Coruña

07 feb 2020 . Actualizado a las 17:25 h.

Podían haberse resignado, haber confiado en el casi siempre traidor futuro, haber aguardado ilusos el improbable advenimiento de su chance, haber sido, en definitiva, uno más de esos muchos proyectos musicales que se malogran en el cajón del olvido de uno de esos tipos de verbo altivo y doctrina vacua, capaces de cazar un talento a costa de desperdiciar un ciento.

Pero no. Tenían Tarci Ávila y Nacho Dafonte muy claro el descomunal potencial de lo que se traían entre manos. Ya lo habían evidenciado en Vendetta, su debut. Y no hacía falta ser Quincy Jones para advertirlo. Pop de muchos quilates. El pop que le hacía falta a esta generación. Levantado sobre arquitecturas que ya se habían demostrado sobradamente eficientes (desde Depeche Mode a Tino Casal) y embellecido con una reconfortante y orgánica frescura, impropia de los atenazados ornamentos sintéticos de este tiempo.

Tenían claro Presumido que así iba a ser Cuatro estaciones. Pero para convertirlo en realidad tenían que romper con la desidia de su discográfica y agencia de management, una de las más potentes de España. Empeñar sus instrumentos y una campaña de crowfunding les ayudaron a pagar el peaje a la libertad. Y al éxito. «El tiempo nos ha puesto a cada uno en nuestro lugar», corrobora ahora Tarci Ávila, la mitad de Presumido.

-Hace dos años estaban empeñando los instrumentos y hoy tienen el mejor disco del año para muchos medios y los anuncian en festivales como Madcool. ¿Cómo están viviendo todo esto?

-No nos pilla del todo por sorpresa porque, llámanos románticos si quieres, pero somos de los que creemos que todo trabajo tiene su recompensa. Pero te confieso que, más que todo eso que se dice, lo que más nos satisface es que las taquillas están funcionando y que hemos vendido en pocos meses más copias de Cuatro estaciones que de Vendetta en dos años.

-A lo mejor hay alguna discográfica que hoy se está tirando de los pelos.

-Bueno, cada uno tiene lo que se merece. Ellos tenían sus intereses y nosotros los nuestros. Ahora, ahí están los hechos.

-¿Cómo es posible que Music Bus no viese las potencialidades de Presumido?

-No sé si las vieron. Te aseguro que nosotros estuvimos durante un año planteándoles el proyecto de Cuatro estaciones con un montón de maquetas y muchos temas ya hechos. Pero no había forma de sacarlo adelante. Así que antes de que el proyecto se muriese decidimos romper con ellos para poder grabarlo y publicarlo por nosotros mismos.

-Y al final lo hicieron todo desde su casa-estudio en Fozara, una zona rural de Ponteareas. ¿Hasta qué punto ha influido esa ubicación en el disco?