«Cada vez me parezco más a mi madre»

Santi Millán ejerce de cómico y cascarrabias en #lodelarisa, junto a Javi Sancho y David Amor


Lo de la comedia lo lleva interiorizado desde sus tiempos en La Cubana. Lo de asomarse solo al escenario ya no tanto. Pero sabedor de que no va mal de talento, gracejo y empatía Santi Millán  echa el resto y se enfrenta al público y a la crisis, temores y manías que le han generado los 50.

­-¿Qué es esto de #lodelarisa?

-El título ya da una pista. Básicamente vamos a echarnos unas risas, empezando por nosotros mismos.

­-O sea que el suyo es un texto propio.

-Sí, es algo muy personal. Lo que veréis allí será a mí contando mis mierdas, mis filias y mis fobias. Pero serán las mías, sí.

­-Dice que su principal fobia es haber cumplido 50 años.

-La cuestión es que a medida que cumples años tú no sientes que los vas cumpliendo. Yo me siento como cuando tenía 35, por no decirte menos. Pero, claro, una cosa es como tú te sientas y otra cómo te percibe la gente, que es como alguien de 50 años, que son los que tienes. Y de esa disfunción es de lo que hablo.

­-¿Qué es lo que le más le asusta de haber alcanzado esa edad?

-Más que asustarme, hay cosas que me dan rabia. Yo siempre había oído que con la edad empiezas a relativizar y a mí me está pasando lo contrario. Ahora me dan rabia cosas que antes me daban igual. Y hablo de tonterías. De que la gente vaya despacio por la calle, de la purpurina, de que pongan el rollo del papel higiénico del revés, que mi hija se deje las luces de casa encendidas... Si andáis por casa y un día os veis apagando las luces, eso es que ya os estáis volviendo mayores.

­-¿No se estará volviendo un cascarrabias?

-Completamente. Es que me recuerdo a mi madre. «Cierra la nevera, hijo. ¿Qué haces ahí media hora mirando a ver qué quieres?». Joder, y ahora así me veo.

­-Graba series, películas, presenta programas de TV... ¿Por qué se sube también al carro de los monologuistas?

-Para mí es volver a la esencia porque lo que de verdad me gusta es el contacto con el público. Aparte, el verbalizar mis mierdas hace que se relativicen, que me ría de ellas. Tiene también algo de terapia.

­-Está grabando la segunda temporada de «El pueblo», justo ahora que muchos actores han empezado a defender que las series también tendrían que tener su espacio en los Goya. ¿Cuál es su opinión?

-Estoy totalmente de acuerdo. Primero porque la ficción nacional es lo que está dando de comer al 90% de la profesión. Y aquel estigma que tenía hace unos años, de, bueno, si no puedes hacer cine por lo menos haces televisión, ha desaparecido por completo. Hacer cine en España se está volviendo harto difícil. Y hoy hacer ficción es tanto o más digno.

­-Pasan los años, pero el recuerdo de «7 Vidas» sigue imborrable. ¿Por qué nos marcó tanto aquella sitcom?

-Porque nunca más se ha hecho algo así. Ensayábamos solos, pero después grabábamos con público en directo. Era brutal. Trabajar allí era una alegría. Fue un lujo.

­-¿Hoy se metería en un proyecto así?

-De cabeza. Esa concepción teatral que tienen las sitcom es algo que me apasiona.

­-Más allá de lo monetario y de alguna que otra polémica en las redes, ¿qué le aporta «Got Talent»?

-Disfruto mucho con ese formato porque tenemos total libertad a la hora de hacerlo. Es que no es un programa al uso. Es un sitio donde vives muchas sensaciones y muchas emociones. Yo llevo cinco ediciones, pero para cada participante aquello es una experiencia única e inolvidable. Y, quieras o no, te impregnas de sus ganas y de su ilusión. De verdad que es un programa muy enriquecedor.

­-¿Le permiten improvisar?

-No es que me permitan improvisar, es que en las audiciones no tenemos guion.

PONTEVEDRA AFUNDACIÓN viernes, 21.00 desde 12,06 EUROS

SANTIAGO AUDITORIO ABANCA sábado, 20.30 desde 16,60 EUROS

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Cada vez me parezco más a mi madre»