Luisa Sobral: «No soy nada comercial, odio los números. Por eso escribo»

La autora de «Amar pelos dois», con el que su hermano ganó Eurovisión, acaba de presentar en Galicia su quinto disco, gestado de la mano de Raül Refree


El jazz había sido el sustrato sobre el que germinaron sus cuatro anteriores discos. Y en esto llegó Eurovisión. Y el triunfo de su hermano Salvador con una canción compuesta por ella. ¿Y ahora qué?, debió pensar. Pues ahora toca reinventarse en esencia sin perder personalidad. Y si hay un maestro en la península en gestionar de un modo satisfactorio ese tipo de situaciones -ya lo hizo con Silvia Pérez Cruz y con Rosalía- ese es Raül Refree. De esa conjunción ha nacido Rosa, un delicado disco de corte intimista y sobria ejecución (dos guitarras acústicas y tres vientos clásicos) que acaba de estrenar en directo en Galicia. «Me apetecía hacer un disco así, muy desnudo, muy sutil, muy sencillo, en el que la voz y la palabra sean lo más importante», comenta.

-¿Por qué escogiste a Raül Refree?

-Porque él está detrás de los discos de ese estilo que más me gustan. Y porque es muy bueno trabajando con vocalistas femeninas.

-¿En qué se nota su mano?

-Él me habló de incluir los vientos, por ejemplo. Y eso cambió totalmente el disco. Y esa intensidad contenida que sostiene el disco también es algo muy suyo.

-Con herramientas clásicas has creado un disco muy moderno.

-Sí, sí. Ese contraste es lo que queríamos. Instrumentos clásicos para hechuras modernas. No quería hacer un disco comercial para que sonase en las radios, ni me preocupan las visualizaciones de los vídeos. Odio los números. Por eso escribo.

-¿Hoy pesa mucho el apellido Sobral?

-Para mi hermano es más difícil porque él cantó una canción y es superfamoso. En mi caso no. Yo ya tenía cuatro discos. La gente no está tan pendiente de ver qué hago yo ahora. Yo no siento ninguna presión. Las expectativas que hay en torno a mí son solo las que yo tenga.

-Dices que cantó solo una canción, pero esa canción era tuya.

-Mi hermano es un intérprete, ufff, increíble. Que la canción fuera mía o de él no importa mucho.

-¿La escribiste para él?

-Sí, claro, absolutamente. Cuando escribo para alguien no voy a mi cajita de canciones y le doy una. La tengo que componer pensando en esa persona.

-En este disco las letras son muy personales, íntimas e intransferibles.

-Sí, quise que fuera casi como un diario. Incluí letras de cuestiones que no se pueden compartir, como, por ejemplo, la maternidad.

-¿El jazz ha quedado aparcado?

-En este disco completamente. Pero en estos conciertos recupero algo de mi lado más jazzístico. Es una manera de enseñar cómo ha sido mi camino.

-Desde Galicia tenemos la sensación de que en Portugal están pasando muchas cosas y muy interesantes en el ámbito musical. ¿Es así?

-Sí, la gente se ha enamorado del idioma portugués y eso es muy bonito. Cada vez hay más gente que compone en portugués y por fin estamos escuchando mucha música nuestra. Antes solo se escuchaba fado. Pero Portugal es mucho más que fado, como España es mucho más que flamenco.

-¿Cómo es tu relación con Galicia?

-Yo solo he ido a tocar a Galicia una vez, hace un montón de tiempo. Tenía muchas ganas de volver. Va a ser para mí un concierto muy especial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Luisa Sobral: «No soy nada comercial, odio los números. Por eso escribo»