Seis autores más allá de Saramago

FUGAS

De izquierda a derecha y de arriba abajo, Gonçalo M. Tavares, Dulce Maria Cardoso, José Luís Peixoto, Sophia de Mello Breyner, Miguel Torga y Agustina Bessa-Luis
De izquierda a derecha y de arriba abajo, Gonçalo M. Tavares, Dulce Maria Cardoso, José Luís Peixoto, Sophia de Mello Breyner, Miguel Torga y Agustina Bessa-Luis

Además de su Nobel, las letras portuguesas reúnen tesoros casi invisibles para los lectores y las editoriales de este lado de la frontera

29 mar 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

José Saramago ha sido el único portugués en ganar el Premio Nobel de Literatura, pero en el podio de las letras lusas, junto a Luís de Camões y Fernando Pessoa, hay quien no le reservaría un puesto. Al menos no por delante de otros nombres casi desconocidos a este lado de la raia, como Miguel Torga o Sophia de Mello Breyner Andresen, almas literarias de un país hermano que sigue cargando con esa imagen de trastienda de la Península, y que, sin embargo, atesora hoy autores tan sobresalientes como Gonçalo M. Tavares, Dulce Maria Cardoso o José Luís Peixoto.

Las estanterías de las librerías españolas se oxigenan en ocasiones con traducciones de estos autores contemporáneos, que un lector gallego puede enfrentar sin miedo en versión original con las herramientas que le da su lengua propia. En esos anaqueles, sin embargo, es imposible encontrar en castellano -salvo ejemplares perdidos de ediciones antiguas- la obra de aquel médico con consulta en Coimbra llamado Adolfo Correia Rocha, que para publicar decidió adoptar la denominación de una especie tan común en Galicia y en Trás-os-Montes, donde nació, como la torga (brezo en castellano) y el nombre de pila de sus amados Cervantes y Unamuno.

Fiel siempre a la misma pequeña imprenta, donde se estrenó con el poemario Ansiedade, Miguel Torga escribió de todo: libros de cuentos como Bichos o Contos da montanha, teatro, novelas tan monumentales como la autobiográfica A criaçao do mundo, mucha poesía y su Diário, que anotó durante 55 años. Así hasta más de medio centenar de obras tremendamente humanas y llenas de dignidad, que hicieron trascender su figura de lo literario.