¿Por qué debes ver ya «Mindhunter»?

David Fincher vuelve al 79 para llevarnos al primero y más escalofriante lugar del crimen: la mente de un asesino. Coge aire. La última apuesta de Netflix es brutal

.

Porque entra hasta el sótano en el FBI, pero no es «otra» serie sobre el FBI. Porque es lo nuevo en Netflix, y de lo más visto en streaming, pero revienta el perfil cinematográfico usual de un asesino en serie. Porque se atreve a entrar en el primer lugar del crimen: la mente del criminal. Por indagar con luces en el lado oscuro de la mente humana. Por el guion. Porque va de menos a más, y seduce sin prisas (la prueba, un episodio piloto flojo que te tentará a abandonar. ¡No lo hagas!). Porque lo trepidante va por dentro, da que pensar (y hace pupa). Porque uno de los puntos fuertes de la trama es real; se basa en crímenes cometidos en los 70, y en entrevistas mantenidas por los agentes del FBI John Douglas y Robert Ressler con asesinos secuenciales como Ed Kemper, Jerry Brudos, Richard Speck, y su crónica negra no olvida a Charles Manson, el profeta hippy de Satán, el cerebro del asesinato a cuchillo de siete personas en el 69. Por el magnetismo y la potencia expresiva de Holden Ford (ese cóctel letal de inocencia, obstinación, inteligencia y vulnerabilidad que le da a este agente especial, novato, del FBI el actor Jonathan Groff, al que conoces de Glee o te suena de The Good Wife). Por el perfecto complementario que es, para Holden, Bill Tench, un guante de Holt McCallany (agente de una pieza, veterano, seguro de sí mismo, y con un expediente X familiar). Por la tercera fabulosa pieza del trío investigador, Wendy Carr, psicóloga implacable que te revela la erótica del saber e interpreta de cine la australiana Anna Torv (con experiencia como agente del FBI en Fringe). Porque Holden tiene algo de guardián, un aire con Holden Caulfield, de Salinger. Y porque su chica, la estudiante Debbie Mitford (Hannah Gross) esconde cosas y lleva en su nombre el aura de las hermanas aristócratas que escribían cosas tan amables como Amor en clima frío o A la caza del amor.

Porque es factura de David Fincher (Alien 3, Seven, Zodiac, El curioso caso de Benjamin Button, la freak y brillante Perdida, la a su pesar y por causa mayor finiquitada House of Cards).

Por helarnos de frío interior, de pánico orgánico, y hacernos dudar. Por lanzar esa pregunta, La Pregunta: «¿Cómo vas a adelantarte a los locos si no sabes como piensan?». Y esa que busca a las cosquillas a la banalidad del mal: «¿Los criminales nacen... o se hacen?». Porque hay infancias rotas, heridas de fondo que van a matar. Porque la violencia está en la lengua, en las palabras de criminales como Ed Kemper o Richard Speck. Porque ves lo que pasó en lo que te cuentan, y es bastante, es efectivo, no lo sería tanto si se mostrase más. Porque te invita a recordar a Hannibal Lecter y Clarise Starling... Clarise... y mitigó esa sensación de huérfano de serie que experimentaste a la espera de la segunda de Stranger Things. Por esa elegancia estética y retórica a lo Mad Men, porque se siente real como The Wire y es un trallazo mental más serio que Gypsy. Por la atmósfera gris azulada, por las sombras, por el guiño a los 70: esa grabadora prehistórica, ¡el Casio dorado de Bill Tench!

Por recordarnos cómo se fundó el FBI y exhibir, y combatir, los instintos que dejan en calzones a las fuerzas de la ley. Por esa intervención de la doctora Carr tras la pregunta: «¿Cómo se puede llegar a presidente de Estados Unidos siendo un sociópata?». La respuesta: «La pregunta es: ¿cómo se puede ser presidente de Estados Unidos sin serlo?». Por las vidas privadas, y entre visillos desveladas, de Wendy Carr, Holden Ford y Bill Tench. Por el momento dominatrix de Debbie que truncan sus zapatos. Por la trama del gato que rompe la soledad de Wendy. Y por In The Light de Led Zeppelin, y el impresionante final de la primera temporada. ¡Buaaah! Pero hay más motivos para ver Mindhunter. Brutal. El pánico está dentro. Me falta el aire.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

¿Por qué debes ver ya «Mindhunter»?