Son muchos los elementos que a lo largo de los siglos han definido y mantenido en conexión a las culturas celtas. Hasta el punto de que quizá se podría hablar de una única cultura celta revelada en múltiples manifestaciones. Y entre todas ellas ha sido la música la que no solo ha sabido perdurar mejor en el tiempo sino la que posiblemente haya ejercido un mayor poder de cohesión.

No hizo falta esperar a que llegase Internet para que los músicos celtas tejiesen redes propias de interconexión que propiciaron el contacto permanente, las colaboraciones recurrentes, las influencias constantes e incluso el avanzar en una misma -que no única- dirección.

A la pervivencia de este fenómeno no fue ajeno, desde luego, el festival do mundo celta de Ortigueira, convertido desde 1978 en punto de encuentro referencial para músicos, estudiosos y públicos vinculados a la música celta y, en un sentido más amplio, al folk en general. Todo ello sin perder nunca de vista aquel espíritu fundacional que proponía al festival como un territorio de libertad en el que confluían gentes de todas las tribus llegadas de los más diversos lugares.

También en lo musical el festival de Ortigueira reafirma en este 2017 su más genuina esencia. Su organizador, Alberto Balboa, incide en el hecho. «Hay que tener claro que Ortigueira es un festival de música celta, es lo que la gente quiere. El público viene a escuchar eso y no otros experimentos».

Y, sin duda, quien mejor representa este año esa esencia es Usher’s Island, una suerte de all star de músicos irlandeses que ofrecerán en Ortigueira su único concierto en España. «Es muy difícil que se reúnan porque todos tienen sus propios grupos. Tuvimos la suerte de que uno de sus componentes, Michael McGoldrick, es un enamorado del festival de Ortigueira y decidió incluirnos entre la media docena de conciertos que harán este año».

Usher’s Island, que además presentarán su recién editado primer disco, serán el plato fuerte musical de la jornada de hoy. Actuarán a eso de la medianoche. Antes lo harán Bagad Kevren Brest Sant Mark, de Bretaña, y la Escola de Gaitas de Ortigueira. Tras la actuación del quinteto irlandés cerrarán la noche los escoceses Scott Wood Band (1.30 horas) y los gallegos Böj (03.00 horas).

PRESENCIA GALLEGA

Define Alberto Balboa la programación de la 33.ª edición del festival de Ortigueira como «completa y compensada». Resulta incuestionable el peso específico de las propuestas musicales llegadas desde Irlanda o Escocia. Pero no es menor el de la presencia gallega. «Galicia siempre está ahí, porque una de las características del festival ha sido siempre la de juntar lo mejor de la música celta, venga de donde venga, procurando siempre dar cabida a ideas nuevas», explica el director.

Dos son los grupos gallegos que este año adquieren notable relevancia. Treixadura se subirá el domingo al escenario principal por aclamación popular. «Hacía muchos años que no venían y era uno de los grupos que más nos demandaba el público», confiesa Alberto Balboa.

El otro es Óscar Ibáñez que para esta ocasión ha preparado un concierto especial (sábado, 23 horas) en el que revisará desde su perspectiva artística y la estética folk los temas más característicos de Ricardo Portela, Gaiteiro de Viascón. «Enriquecéndoos con arranxos frescos e cos timbres da miña formación en directo», explica el gaiteiro y flautista pontevedrés.

En este concierto especial Óscar Ibáñez estará acompañado por los cinco músicos de su banda Tribo, los gaiteiros Xosé Romero Miguéns y Jorge Maño, la pandereteira Helena Figueiras, la banda de gaitas Nova Era de Verín y dos bailadores del grupo Gamelas e Anduriñas de Espasante.

La presencia gallega se hará especialmente relevante en la jornada del domingo con un cartel compuesto en exclusiva por grupos del país. Además de Treixadura (23.30 horas) actuarán Gamelas e Anduriñas (21 horas), Os Carecos e Convidados (22 horas) y A Roda (01.00 horas), quienes serán los encargados de clausurar esta edición del festival.

Del programa del sábado, además de Óscar IBáñez & Tribo, forman parte los escoceses The California and District Pipe Band (22 horas), el irlandés Michael McGoldrick acompañado por su propia banda (00.30 horas), los asturianos Tejedor (02.00 horas) y la banda japonesa Harmonica Creams (03.30) liderada por Yoshito Kiyono que hace cinco años resultó ganadora del proyecto Runas.

RUNAS

Fiel a su idea de poner la mirada en otros territorios y de abrir las puertas a nuevos valores el festival de Ortigueira puso hace unos años en marcha el proyecto Runas. A la convocatoria de este año se han presentado 20 bandas entre las que había grupos gallegos, españoles, irlandeses, japoneses, eslovenos y uruguayos. Los tres finalistas, que ayer tuvieron la oportunidad de tocar en la sesión inaugural del festival, fueron Noreia (Eslovenia), Gabriel G Diges (Irlanda) y Koji Koji Moheji (Japón).

Además de los conciertos, a los que se espera que acudan 60.000 personas, el festival de Ortigueira propone otra serie de actividades paralelas que complementan y enriquecen su oferta.

Hoy y mañana se realizarán talleres como el de empalletado, afinación y problemas de la gaita que impartirán los artesanos Antón y Ramón Corral, o el de iniciación a la zanfoña a cargo del zanfonista y compositor Óscar Fernández.

Esta tarde también se impartirá un taller de danza escocesa a cargo de los miembros de California & District Pipe Band y otro de fotografía documental en la calle de la mano de Alberte Pereira. Todas estas actividades son gratuitas si bien requieren inscripción previa.

«El reto es nutrir a otra generación»

TEXTO: C. CRESPO
.

Incuestionable referente de la música celta hecha desde Irlanda actúa en Ortigueira junto a su propia banda y con Usher?s Island

En el Olimpo celta McGoldrick ocupa un lugar central. El flautista y gaitero irlandés formó parte de Lúnasa y es componente de Capercaillie desde hace veinte años. A ello suma además una trascendente aportación individual con su propia banda, con la que mañana actúa en Ortigueira. Hoy también se subirá al escenario del festival formado parte de Usher’s Island.

-Las crónicas hablan de usted como un músico innovador. ¿Hasta dónde permite innovar la música tradicional?

-Durante las últimas dos décadas me he interesado en introducir y añadir nuevos sonidos a la música que he tocado desde que tenía 7 años. También en introducir nuevos instrumentos como por ejemplo la tabla y la trompeta india que incluí en mi álbum Fused.

Seguir leyendo

El Festival de Ortigueira «es cosa mayor»

ANA F. CUBA

El izado de las banderas de las naciones celtas abrió el encuentro más cosmopolita

«El Festival de Ortigueira no es cosa menor, dicho de otra manera, ¡es cosa mayor!», proclaman Lara, Iñaki y Paulo, tres jóvenes de Espasante, que comparten mesa con sus amigos madrileños y barceloneses en la acampada de la playa de Morouzos. Los catalanes han recorrido 1.200 kilómetros para viajar a «Ortigueiras», como se empeñaba en llamarle su amigo capitalino Miguel Ángel. Juegan a la pirámide, en busca de un pretexto para beber. Mientras, del hipermercado Gadis salen carros rebosantes de cerveza, «por si se agota el vino», justifica un estudiante de Física.

Seguir leyendo

Votación
5 votos
Comentarios

¡Qué bien suena Ortigueira!