El matador de Carballo está de vuelta

El extremo azul marcó 14 goles ante el Ereintza y ya es el segundo máximo anotador de la liga


Pontevedra / La Voz

Carlos García (Carballo, 1987) fue decisivo para conducir a su equipo el pasado sábado al triunfo en la cancha del Ereintza. El extremo izquierdo azul anotó 14 goles, récord en lo que va de competición, aunque todavía lejos de los 21 que marcó Zoran Mikulic en Asobal con el Academia Octavio frente al Guadalajara en noviembre de 1994. Pero más allá de la anécdota, el dato sirve para confirmar que el carballés vuelve a estar a su mejor nivel, después de dos temporadas difíciles en las que una lesión en el hombro le impidió exhibir todo su potencial.

Pese a todo, García resta importancia a su actuación. Aunque reconoce que no es habitual marcar 14 goles en un solo partido. «En Primera Nacional sí que llegué a esta cifra alguna vez, y con el Teucro a diez o así. Pero catorce nunca», asegura.

Gracias en buena medida a su aportación, el Teucro ganó el sábado con contundencia, superando por segunda jornada consecutiva los 30 goles. De hecho, el equipo pontevedrés es ya el segundo máximo realizador de la categoría con 121 goles, empatado con el Antequera, y solo superado por el Barcelona B, con 138. Pero para Carlos García, el secreto de la buena racha de los azules está más en la retaguardia.

«Más que en ataque estuvimos muy bien en defensa, porque muchos de los goles fueron al contraataque. La clave creo que estuvo ahí», apunta el extremo. No en vano, el Teucro es el equipo menos goleado de la categoría, con 99 goles. «Ese es el planteamiento que estamos haciendo. Defender muy fuerte e intentar conseguir goles fáciles. Hasta ahora se nos está dando bien, esperamos seguir así», añade García.

Después de esta jornada, el carballés es ya el segundo máximo goleador de la categoría con 30 tantos, los mismos que Cerillo, del Octavio, y a solo cuatro del Adrián Figueras, del Barcelona B, que suma 34. Sin embargo, Carlos García lo considera algo anecdótico. «Ser el máximo goleador no es un objetivo, para nada. De hecho ni siquiera conocía el dato, ni me preocupa demasiado», afirma. Para él, lo primero es el equipo. «Esperemos seguir en esta línea, intentar ser lo más regulares posible y si al final estoy entre los máximos goleadores, bien. Pero me da igual si el equipo consigue sus objetivos», señala.

El buen arranque de temporada del extremo cuenta un condicionante añadido, que hace que saboree todavía más el éxito. Hace dos temporadas, una lesión en el lábrum de su hombro derecho le obligó a pasar por el quirófano cortando su progresión. Pero su buen arranque de curso parece demostrar que el matador de Carballo vuelve por sus fueros.

«A final de la temporada pasada ya estaba en forma, pero sí que es cierto que los dos últimos años fueron difíciles -reconoce García-. Cuando me lesioné, porque estaba en un momento de forma muy, muy bueno, y me costó mucho recuperarme de la lesión porque era muy grave», agrega. Su dolencia siempre estará en el recuerdo, porque como él mismo explica «todavía tengo molestias, y creo que aún las tendré muchos años». Pero, por suerte, no le está afectando para dar su mejor nivel. «Ahora me encuentro muy bien, a ver si podemos seguir en este momento de forma», añade.

Evitar la euforia

En cuanto al imparable arranque del Teucro, segundo en la tabla con 7 punto de 8 posibles, García se muestra muy satisfecho. Pero al igual que el resto del equipo, opta por la prudencia. «Llevamos cuatro jornadas, todavía no hemos hecho nada -advierte-. Queda mucha liga y vamos a ir paso a paso. Si después el objetivo puede ser mayor, pues mejor. Pero teniendo claro dónde estamos y lo que tenemos que hacer», agrega.

Por ello, su vista no va más allá de la siguiente jornada frente al Alcobendas, un rival llamado a luchar por el ascenso. «Es un partido más que tenemos que ganar para conseguir el objetivo, porque además es en casa». En este choque, se verá las caras con otro de los máximos artilleros de la liga, Miguel Muñoz, que en la jornada inaugural endosó 13 tantos al Chapela. El espectáculo, por tanto, parece asegurado, aunque García está dispuesto a perder el duelo individual en favor de un triunfo de su equipo.

«Si al final estoy entre los máximos goleadores, bien. Pero me da igual si el equipo consigue sus objetivos»

Carlos García Jugador del Teucro

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El matador de Carballo está de vuelta