Bruselas da marcha atrás en el plan para liberalizar el viñedo

El sistema de derechos limitará hasta el 2030 nuevas plantaciones


MONFORTE / LA VOZ

La eurodiputada del BNG Ana Miranda mantuvo durante la mañana de ayer una reunión en Monforte con responsables del consejo regulador de Ribeira Sacra, en la que dio cuenta de la repercusión para el sector vitícola de la reforma de la Política Agraria Común (PAC). Una de las novedades más destacadas es la paralización del plan de Bruselas para liberalizar las plantaciones de viñedo, que queda aparcado ahora hasta el año 2030. Hasta entonces, la ampliación de la superficie dedicada a este cultivo seguirá regulada por el actual sistema de derechos.

El BNG respaldó en todo momento, según Ana Miranda, «a forte presión do sector vitícola e dalgúns estados membros» para frenar la liberalización del viñedo. Esta reivindicación, apoyada por la Conferencia Española de Consejos Reguladores, tuvo en Francia uno de sus principales abanderados. Las razones del rechazo eran, básicamente, el temor a la depreciación de las viñas existentes y, sobre todo, a las consecuencias de una proliferación indiscriminada de nuevas explotaciones vitícolas en el actual contexto económico.

En clave de Ribeira Sacra, la eurodiputada sostiene que la renuncia a aplicar la liberalización de viñedos en los plazos previstos «evita o risco dunha sobreprodución e a conseguinte baixada de prezos». También facilitará, a su entender, que en esta denominación de origen pueda mantenerse «un modelo de viños de alta calidade e prestixio que garante co seu valor engadido o sostemento da viticultura». «De nada serve que poidan vir grandes operadores que van estar aquí uns anos e logo marchar», apuntó.

Ana Miranda animó, por otra parte, al consejo regulador de Ribeira Sacra a estar muy atento a los incentivos que pueda destinar Bruselas a zonas vitícolas con condiciones orográficas adversas, dentro de las ayudas de tipo medioambiental que reserva la nueva PAC.

«Producir un litro de viño na Ribeira Sacra é moito máis caro que noutros sitios e por iso debe ter axudas e protección», dijo la eurodiputada. La producción de vino en esta denominación de origen, destacó, «non é só unha actividade económica, senón tamén un símbolo do patrimonio e un elemento de gran valor para a sustentabilidade e a cohesión territorial» .

Ayudas específicas

Ana Miranda considera que en la Ribeira Sacra se cumplen todos los requisitos para recibir las ayudas para viñedos en pendiente que ya se aplican en otras zonas europeas y que se canalizan directamente a través de los estados miembros o mediante planes regionales. En este sentido, anunció que el grupo del BNG en el Parlamento de Galicia planteará una iniciativa para que «as medidas recollidas na PAC teñan unha aplicación práctica na Ribeira Sacra en forma de axudas específicas no período 2104-2020».

«Non é o mesmo plantar viñas aquí que no Salnés», afirmó la eurodiputada tras la reunión con el consejo regulador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Bruselas da marcha atrás en el plan para liberalizar el viñedo